Sophie Germain

Esta matemática nació en París en 1776. Hizo grandes contribuciones a la ciencia,  sobre todo, en el campo de las matemáticas y, aunque éstas fueron su pasión, también le interesaron las ciencias naturales, la filosofía de la ciencia. 

Se destaca de ella su tenacidad, determinación y pasión por el saber. 

Puede decirse que su formación fue autodidacta;  a los trece años leyó en la biblioteca de su padre el libro Historia de las Matemáticas, de Jean-Étienne Montucla. Le despertó su interés de tal manera que ya nunca abandonó esta ciencia. Posteriormente, leyó libros de matemáticas más avanzados: el tratado de aritmética de Étienne Bézout y el Tratado de cálculo diferencial de A. J Cousin. También de forma autodidacta aprendió latín, por lo que pudo leer obras de Isaac Newton y Leonhard Euler. 

En aquel momento, las mujeres no podían realizar estudios superiores, así que no pudo matricularse ni en la Escuela Politécnica ni en la Academia de Ciencias, pero consiguió apuntes de algunos estudiantes. Al final del curso presentó un trabajo de investigación con pseudónimo; este gustó al profesor Lagrange por la originalidad del planteamiento. Cuando se enteró de que era una mujer, lejos de enojarse la apoyó siempre y, gracias a este apoyo, ella pudo incorporarse al mundo científico de la época, fue invitada a eventos y en muchos de ellos intercambiaron conocimientos con ella. 

En matemáticas, destacan sus contribuciones a la teoría de números y la teoría de la elasticidad. Sophie Germaine logró descifrar el teorema de Fermat, continuó con otros razonamientos basados en la teoría de residuos, obtuvo resultados y Legendre lo denominó, teorema de Sophie Germaine. Fue la primera persona que buscó una demostración para una cantidad infinita de números primos. 

Hizo mucha investigación en teoría de números, aunque no ha llegado todo su trabajo;  sin embargo, este tiene aplicaciones importantes en Educación Secundaria para conceptos clave de Aritmética, los números primos, el concepto de divisibilidad, la factorización de un número o el teorema de Pitágoras. 

De sus resultados surgió otro concepto, los primos de Germaine. 

Con el trabajo titulado Investigaciones sobre la teoría de las superficies elásticas ganó el premio de la Academia de Ciencias de París. 

Actualmente, la teoría de la elasticidad se puede trabajar en las aulas de Secundaria e incluso, pueden ser nombrados varios conceptos de física en el aula de matemáticas, hecho que resulta de gran utilidad para relacionar asignaturas que de otro modo se estudian de manera compartimentada. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación