Planned Acts of Kindness (Actos planeados de bondad) es una aplicación cuya misión es ayudar a garantizar la calidad de vida de las personas y del planeta. Trata de implicar a las personas de todas las edades y de cualquier parte del mundo en acciones diarias basadas en la amabilidad, la solidaridad y la ayuda mutua. Es por ello que su lema es “Haciendo del mundo un lugar mejor para vivir… ¡un PAK a la vez!”. Estos días es noticia al estar consiguiendo avanzar en su gran cometido con la obtención de buenos resultados. Muestra de ello es haber sido nominada como Organización No Gubernamental con estatus consultivo de la Naciones Unidas o contar un número creciente de personas seguidoras en las redes sociales.

PAK consiste en planificar acciones cotidianas del día a día basadas en la bondad y motivar a la personas a elegir el momento, el contexto y la compañía con quien llevar a cabo esta acción de amabilidad, y compartirlo. Y con ello, conseguir extender acciones sociales que, basadas en los mejores sentimientos, promuevan interacciones creadoras de relaciones humanas de calidad y, por tanto, exentas de cualquier tipo de violencia. 

Si analizamos aspectos de esta aplicación, se puede observar que en su base encontramos lo que señalan las evidencias científicas sobre cómo alcanzar las mejores cotas de bienestar y felicidad en nuestras vidas. Evidencias que nos aporta el estudio más importante realizado hasta el momento, el Harvard Study of Adult Development, el trabajo científico longitudinal más largo en el tiempo realizado hasta el día de hoy, que identifica  las variables psicosociales y biológicas que predicen la salud y el bienestar. Sus resultados ofrecen evidencias contundentes que demuestran que, entre todos los factores estudiados, las relaciones humanas de calidad son los mejores predictores de la felicidad, por encima de la clase social, el coeficiente intelectual y los genes. 

Mejorar el mundo a través de la promoción de relaciones humanas de calidad es poner el foco en dar a conocer lo que nos aportan las evidencias científicas al respecto y, por tanto, poner la ciencia al servicio de la humanidad. Esto asegura no solo ir en la dirección idónea en el propósito garantizando los mejores resultados, sino también difundir y poner a disposición  de la ciudadanía los beneficios que la ciencia nos aporta. 

Evidencias que no dejan de constatar que lo que más motiva y mueve a las personas es aquello que nos hace mejores y que es así como conseguimos logros más significativos en la mejora del mundo.

Si quieres, puedes escribir tu aportación