En el colectivo TruckersAgainstTrafficking (TAT) lo tienen muy claro: si no hubiera consumidores, abusadores -aquellas Masculinidades Tradicionales Dominantes que necesitan pagar para tener sexo con mujeres que no les desean y que han sido víctimas, en su gran mayoría, de la trata  de personas con fines  sexuales-, entonces no existirían las víctimas y no sería lucrativo el negocio de la trata. 

Truckers Against Trafficking (Camioneros contra la trata de personas) es una organización fundada en 2009 que está creando una red de profesionales del transporte con el objetivo de  ayudar a las fuerzas del orden público a conocer y denunciar la trata de personas con el fin de ayudar en la recuperación de las víctimas y el arresto de sus perpetradores.

La valentía de este colectivo rompe con aquel estereotipo de los camioneros que se podría tener desde un perspectiva reduccionista. Un hombre en un camión que ve un movimiento extraño en una furgoneta, en una camioneta o en otro camión, en una gran vía estadounidense cercana a la frontera mexicana, puede demostrar su fuerza, su valentía y su ética personal y colectiva cogiendo el teléfono y llamando a las autoridades. Eso es lo que promueve TAT: posicionamiento, valor y determinación para salvar vidas, las de mujeres y niñas atrapadas por la violencia sexual de hombres que se aprovechan de la necesidad y del engaño. 

TAT está consiguiendo que cada vez más camioneros (más de 680.000 en 2018) se unan a su red en contra del tráfico de personas con fines sexuales. El impacto de sus acciones está llegando a todo el país, con reconocimientos y vínculos muy significativos en Estados Unidos. El número de llamadas al teléfono nacional de atención a las víctimas se ha disparado desde que TAT se puso en marcha (2250 llamadas denunciando un total de 612 potenciales casos de tráfico y ayudando a 1133 víctimas potenciales en 2018). Además, TAT ha sido galardonado con el premio a una de las mejores prácticas para combatir la trata de personas.

Con su movimiento están realizando un trabajo de fondo, concienciando a la población de la necesidad y de la importancia de erradicar este tipo de actividades mediante conferencias, charlas en escuelas, en iglesias y en los barrios. La red ya está presente en todos los estados de EE.UU. y es un  modelo listo para replicar. Si bien TAT continúa construyendo la infraestructura de una red contra el tráfico con la comunidad camionera, está claro que ha creado un modelo que puede replicarse en otros sectores de transporte y que perfectamente podría ser exportable también a otros lugares del planeta. 

Estas redes de solidaridad entre hombres dispuestos a romper, no solo con estereotipos sino también con costumbres silenciadas y cargadas de doble moral reproducidas a lo largo de los tiempos, son las redes de los hombres NAM (Nuevas Masculinidades Alternativas), aquellos que, desde cualquier profesión, uniendo sus valores, su atractivo y su fuerza para transformar y construir un mundo mejor, son capaces de dar toda su solidaridad para ayudar a las personas en cualquier situación de violencia, de abuso o de agresión.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación