Young Women’s Trust. Twitter

En la actualidad uno de los problemas más comunes que miles de mujeres jóvenes se ven obligadas a afrontar para poder tener una cierta libertad a la hora de elegir su camino o, simplemente, para mantener a su familia es el desempleo o los salarios bajos. Este es el foco principal sobre el que la organización Young Women’s Trust pone su atención.

Mediante un programa que ofrece asesoramiento, como el Work It Out Coaching, campañas de demanda, orientación en la elaboración del curriculum vitae y la aplicación a trabajos, y diversas publicaciones como Young women demand urgent action on sexual harassment, Young Women’s Trust acoge a mujeres de entre 18 y 30 años sin distinción de etnia o situación personal y trabaja con ellas para empoderarlas y para que puedan  salir más preparadas al mercado laboral y consigan aquello que ellas desean. También cuentan con el Young Women’s Advisory Panel, un grupo de treinta mujeres referentes que un día también pasaron por situaciones diversas y ahora se dedican a ofrecer apoyo a aquellas que se incorporan en la organización. 

Basada en unos fuertes valores y en un firme código ético, se posicionan contra la violencia hacia las mujeres y trabajan para su inclusividad en el mercado laboral. Acuden mujeres con distintas situaciones, desde una discapacidad hasta ser madre y no tener sustento para sus hijos y/o hijas. Este trabajo se desarrolla mediante cuatro claves principales: desbloquear el potencial de dichas mujeres y hacerlas sentir que sí valen, romper con los estereotipos en las profesiones o carreras, valorar el trabajo no remunerado de las mujeres -situaciones que ocurren frecuentemente- y construir lugares de trabajos igualitarios entre todos y todas sus integrantes. A través de estas líneas de trabajo, además de otras como trabajos de política o la promoción de aprendizajes equitativos, Young Women’s Trust hace posible que algunas mujeres del Reino Unido y Wales ya toquen sus sueños con los dedos o, al menos, estén más cerca de ellos.

Cabe recordar que son las mujeres de base, muchas de ellas trabajadoras en entornos precarios, las que más posibilidades tienen de sufrir la violencia. Iniciativas como esta, creada por su CEO Sophie Running, que las tienen en cuenta, hacen que el mundo sea un poco mejor para todos y, en especial, para ellas.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación