Esther Duflo // Flickr

Este lunes se comunicaban los Premios Nobel y, según informan los medios, uno de ellos ha sido para la economista francesa de 46 años Esther Duflo, compartido con su esposo Abhijit Banerjee y su colega Michael Kremer. Juntos han ayudado a millones de personas en todo el mundo con su trabajo de investigación, aportando respuestas eficaces sobre las mejores formas de combatir la pobreza global. La economista se convierte en la persona más joven en ganar el Premio Nobel de Economía, y la segunda mujer en la historia en recibirlo. La Real Academia de las Ciencias de Suecia anunciaba el premio como “un trabajo que, en solo dos décadas, bajo su nuevo enfoque basado en experimentos ha transformado la economía del desarrollo, que ahora es un campo floreciente.” 

El nuevo enfoque de Duflo y sus colegas dio un giro a la manera de investigar la pobreza que hasta el momento se centraba en cuestiones macroeconómica a gran escala, al tratar de resolver los problemas uno por uno y abordarlos de la manera más rigurosa y científica posible, dividiéndolos en preguntas precisas para poder estudiarlos. La finalidad, determinar las intervenciones más efectivas y transferirlas a escala y servir a una gran población.

Como economista, reivindica aplicar el mismo nivel de rigor científico que se aplica en otros campos a las políticas sociales. Es por ello que cofundó en 2003 el Laboratorio de Acción contra la Pobreza en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por su siglas en inglés), una red internacional formada por cientos de personas investigadoras de pobreza de todo el mundo con el objetivo de garantizar que las políticas públicas estén guiadas por evidencias científicas. La red colabora con gobiernos y organizaciones sociales para identificar las acciones de ayuda al desarrollo que realmente tienen impacto social. Desde la red se alienta a centrarse en intervenciones prácticas en el mundo real basadas en las teorías de lucha contra la pobreza. 

Una de las aportaciones de sus estudios en India, por ejemplo, fue identificar un alto ausentismo laboral entre el profesorado, y descubrieron que si hacían contratos a corto plazo, renovables según desempeño, el alumnado conseguía mejores resultados.

Duflo actualmente es profesora en el MIT de Alivio de la Pobreza y Economía del Desarrollo. El premio se le hace entrega la semana en que se celebra el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, el 17 de octubre, lo cual llena de sentido, esperanza e inspiración dicho cometido; también por el hecho de que el premio sea para una mujer en un campo con un alto desequilibrio de género, aunque, después del anuncio del Premio,  Duflo dijo “creo que va a cambiar porque hay más mujeres entre las cohortes más jóvenes, por lo que va a mejorar.” Sin duda, Esther Duflo es un referente para niñas y mujeres.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación