Los derechos y libertades de las mujeres kurdas están en riesgo desde que hace una semana, el 9 de octubre, Turquía inició la operación militar “Operación Primavera de Paz” en el noreste de Siria, que tiene el objetivo de crear una “zona segura” libre de combatientes defensores y defensoras del pueblo kurdo. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, desde el inicio de esta ofensiva militar ya se han registrado más de 250 000 personas desplazadas. Al mismo tiempo, se subrayan las difíciles condiciones humanitarias en la zona por el gran número de personas desplazadas, la interrupción del suministro de agua, así como el no funcionamiento de las centrales eléctricas a causa de los bombardeos y los enfrentamientos. En relación con la situación de asedio de la zona, el pasado 12 de octubre, Hevrin Khalaf, secretaria general del Partido del Futuro sirio, fue asesinada en la carretera internacional M4 cerca de la localidad de Tel Abyad. 

La ofensiva de Turquía está potenciando una limpieza étnica de la población kurda y un posible resurgimiento del autodenominado Estado Islámico. Se atacan la pluralidad y los derechos, especialmente de las mujeres, a pesar de que las mujeres en Siria han tenido una gran relevancia contra la ofensiva fallida del Estado Islámico, concretamente, han tenido un papel fundamental en la revolución de Rojava. La presencia de las Unidades de Defensa de las mujeres (YPJ) ha sido muy significativa en la resistencia de Kobanê. Las organizaciones políticas kurdas están vinculadas al confederalismo democrático, un concepto de autogobierno a todos los niveles (político, social, económico…) que defiende una sociedad multicultural sin estado, gestionada por asambleas. En esta organización las mujeres han tenido un papel central en todos los niveles de representación. La premisa de la participación activa de las mujeres es que un estado democrático es sinónimo de la liberación de la mujer. Ahora bien, estos últimos ataques turcos ponen en jaque las libertades de las mujeres kurdas, así como del feminismo.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación