Numerosas investigaciones de neuroimagen han identificado que varias regiones cerebrales se activan al escuchar música o al recordarla. Sin embargo, hasta ahora poco se sabía acerca de cómo esas regiones cerebrales se desarrollan con el paso del tiempo. 

Para ello, en el artículo Neural Correlates of Music Listening and Recall in the Human Brain han analizado la actividad neuronal de diez pacientes con epilepsia, grabando la actividad eléctrica de sus cerebros mientras escuchaban y recordaban piezas musicales muy conocidas, como el “Für Elise” de Beethoven o la “Marcha Nupcial” de Wagner. 

Los investigadores vieron que una red de regiones cerebrales en superposición estaba asociada con escuchar y seguir las melodías mentalmente. Además, encontraron que la información musical viajaba en direcciones contrarias durante esos procesos, pasando de regiones sensoriales a frontales durante la escucha, y de frontales a sensoriales mientras recordaban las melodías. Así, los resultados demuestran que se dan dos tipos de procesos en el córtex cerebral al escuchar música: de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo.

Con este artículo, además, se contribuye a resolver uno de los problemas más complejos de la neurociencia: comprender cómo el cerebro analiza, almacena y recupera la música.

Si quieres, puedes escribir tu aportación