Grabar las partes íntimas de una persona sin su consentimiento en espacios públicos y luego difundirlas online es upskirting.  Este tipo de acoso sexual no es nuevo, lo que lo sí lo es consiste en utilizar la tecnología para luego difundirlo.  En Europa se está investigando cómo endurecer más específicamente las medidas contra esta modalidad de acoso sexual.

El origen de este tipo de acoso lo podemos encontrar, por ejemplo, en el hecho de levantar las faldas a las niñas. Ha sido una de las prácticas que habitualmente se repetía en los patios de los colegios de diferentes lugares del mundo. A menudo parte del profesorado veía y ve este comportamiento como “cosas de niños”, banalizando el acto y desprotegiendo los sentimientos de la niña que había sido en ese momento vulnerada y acosada.  Y no es un juego de niños, no lo es.  El no corregir este hábito de acoso desencadena en que el niño aprenda que puede hacer lo que quiera con el cuerpo del otro, y la niña a que no hay respuesta de su entorno ante esa violación de su intimidad. Menos mal que hay centros que ya han puesto freno a estas prácticas, y han dado la vuelta a la situación; en su día a día velan por la seguridad y la protección de la libertad de las y los menores.

Y, si ahora recogemos ejemplos del mundo adulto, hay uno concreto de hace unos días.  Un hombre ha sido dispuesto a prisión provisional por grabar a más de 500 mujeres en Madrid, incluso a menores, las partes íntimas con su móvil, sin que ellas lo supieran. El agresor aprovechaba los espacios públicos, como el metro, el tren de cercanías de Madrid, para grabar a sus víctimas, y luego lo subía a una página de pornografía.  El problema en sí no es solo este agresor, sino que su perfil contaba con 3519 suscripciones, y un total de 1.367.999 de visualizaciones, según los datos publicados por Europapress.

Este acoso no solo ha sido perpetrado por el acosador, sino por cada una de las personas que han visualizado esos videos.  Cada una de estas visitas es una participación del acoso, cada persona que ha visto una de esas imágenes ha acosado también a las víctimas.   

Si quieres, puedes escribir tu aportación