Las principales investigaciones científicas centradas en la prevención del acoso y la violencia de género, como ya se ha destacado en numerosas ocasiones en este diario, apuntan en la necesidad de actuación por parte de las personas que observan o conocen de un caso de agresión. La actuación de los upstanders de aquellos que se posicionan para frenar cualquier abuso de poder consigue proteger a la víctima y aislar al agresor.

Dicha actuación fue protagonizada la pasada noche del martes cuando un grupo de taxistas barceloneses se posicionaron y consiguieron frenar una posible violación a una chica que se encontraba sin movilidad, en brazos de un posible acosador quien gritada “es mía”. 

Gracias a la rápida actuación de los taxistas y de una persona que se unió, los Mossos de Esquadra pudieron proceder a la detención del chico. Actuaciones valientes y solidarias como esta contribuyen a reducir el acoso y la violencia sexual creando espacios donde las mujeres puedan sentirse cada vez más libres. 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación