La universidad de Cambridge ha modificado los parámetros para valorar las conductas de acoso sexual sufridas por sus estudiantes. El estándar variará a partir de octubre del “más allá de toda duda razonable” al “balance de probabilidades”, según informa The Guardian.

A partir del próximo 1 de octubre este cambio sustancial será introducido en el código de conducta y todas las quejas por conducta inadecuada, incluidas las de conducta sexual inapropiada, serán investigadas bajo este criterio. Por supuesto, no todas las quejas serán directamente investigadas puesto que se requerirá igualmente la presentación de pruebas suficientes como para considerarlas como “balance de probabilidades”. 

Como consecuencia del cambio, más casos serán finalmente dictaminados como acoso sexual de modo que aumentará la protección de las jóvenes universitarias y permitirá a la institución aplicar las sanciones disciplinarias correspondientes a los agresores, incluida su expulsión. 

Definitivamente la universidad está aumentado sus exigencias en la creación de espacios seguros de cualquier tipo de acoso a cualquier persona confiriendo, con la aplicación de este tipo de estrategias, la seguridad y el apoyo a su alumnado para que realicen sus quejas o sigan alzando sus voces.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación