En una de las favelas más antiguas de Río de Janeiro, Morro da Providência, nació el cuarteto de cuerda llamado Orquesta da Rua (orquesta de la calle). Jessica D’ornellas (violista), Cláudia da Silva (violinista), Juliane Nascimiento de Souza (violinista) y Lucas Freitos Nascimiento (chelista) se conocieron gracias al programa som + eu, un proyecto social de educación musical dirigido a los jóvenes de la ciudad. 

Así, dieron su primer concierto juntos hace dos años, y actualmente dan conciertos frecuentemente por todo Río de Janeiro. Para los cuatro músicos, la música clásica representa una vía de escape de las situaciones de violencia que se puedan dar a su alrededor, rompiendo además con los estereotipos que muchas veces recaen sobre ellos y ellas. “Nadie espera que una mujer negra y pobre toque el violín”, comentaba Juliane en un artículo

Además de practicar, dar conciertos, enseñar y estudiar en la universidad, los y las integrantes de este valiente cuarteto son voluntarios en un centro juvenil. A los talleres que imparten allí acuden niños y niñas de la favela, y este último año han conseguido los suficientes fondos para poder comprar un piano y otros instrumentos para los asistentes.

Acciones como esta contribuyen a que niños y niñas de todo el mundo puedan disfrutar de la música clásica, derecho del cual muchas veces se les ha privado por su contexto social. La Orquesta da Rua, además de ayudar a democratizar la música clásica, supone también dar a los niños y niñas de su comunidad un refugio de la violencia y la pobreza.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación