twitter (@ComisionVerdadC)

La Comisión de la Verdad de Colombia nació después de la firma del acuerdo de paz en 2017. Su objetivo es contribuir al esclarecimiento de lo ocurrido en el marco del conflicto armado en relación con las violaciones e infracciones cometidas durante el mismo para ofrecer así una explicación amplia de su complejidad a toda la sociedad.

Aunque hasta ahora se había escrito mucho sobre el conflicto armado en esta zona, faltaban las mujeres negras cuya voz había sido silenciada. Esta comisión, que vela por la promoción de la convivencia en los territorios así como por contribuir en el reconocimiento de las víctimas por parte de toda la sociedad, recibió el miércoles 10 de julio el informe “Voces Valientes”. En el mismo se analizan las graves faltas contra los derechos de mujeres y niñas afrodescendientes de Buenos Aires, en el Norte del Cauca, que tuvieron lugar entre 1985 y 2009. 

Este documento ha sido elaborado por la Asociación de Mujeres Afrodescendientes del Norte del Cauca (ASOM), y Women’s Link, organización internacional sin ánimo de lucro que busca promover, mediante el uso del derecho, un cambio social que mejore los derechos de mujeres y niñas, especialmente las más desfavorecidas. Estas dos organizaciones han estado trabajando juntas a lo largo de tres años para entender cómo les había afectado a las mujeres negras de esta región la guerra que ha durado más de 50 años en Colombia. Se explica cómo el conflicto y todos los actores armados que participaron, guerrillas, ejército y paramilitares, contribuyeron a la vulneración de sus derechos humanos.

Ocupación de sus casas, cultivos y negocios, desplazamientos forzados, violencia sexual, separación de sus hijos e hijas, discriminación, asesinatos, racismo, imposibilidad de estudiar para buscar así un futuro mejor… aparecen en un informe que explica las difíciles situaciones que han tenido que pasar.

Esta barbarie no ha impedido la resistencia y capacidad de estas mujeres para organizar y mantener un tejido social en una de las zonas más complicadas del país. 

Ejemplos de la fortaleza y resilencia de estas mujeres son la creación en 1997 de la asociación municipal de mujeres ASOM, que tiene el objetivo de fomentar y fortalecer la participación y organización de las mujeres afrodescendientes de su territorio y obtener la valoración y el reconocimiento de la importancia que ellas tienen en los procesos sociales que Colombia necesita. Esto lo realizan mediante formación de liderazgo y de conocimiento de los derechos humanos y étnicos, promoción de actividades económicas, culturales y ambientales que contribuyan al desarrollo sostenible, y el establecimiento de alianzas y redes con otras entidades.

También destaca la creación del grupo de música Avances, en que mujeres mayores enseñaron a niñas, niños y jóvenes a fabricar instrumentos, componer y tocar música tradicional del Norte del Cauca, buscando así separarlos de su reclutamiento por parte de paramilitares y fortalecer el tejido social y cultural. Otra experiencia que se recoge en el informe es el grupo de mujeres Las Renacientes, formado por jóvenes mujeres de ASOM entre las que se encuentran las hijas de sus fundadoras, que quieren continuar el trabajo de sus antecesoras con una perspectiva étnica y comunitaria.

Después de la presentación de Voces Valientes, las mujeres de ASOM ya trabajan en un nuevo informe que recoja el impacto de la guerra en las mujeres negras de otros municipios. La unión y fortaleza de estas mujeres hace posible superar las atrocidades y la barbarie con iniciativas que persiguen completar la verdad de lo que pasó para intentar que nunca se vuelva a repetir.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación