Justice 4 Shukri. Facebook

Shukri Abdi, de 12 años de edad,  fue con su familia al Reino Unido desde Somalia en 2017. El pasado 27 de junio fue hallada muerta en el río Irwell (Bury, Reino Unido), en una zona que, según las fuentes, no es habitualmente utilizada para nadar. La investigación se cerró a los tres días del hallazgo, concluyendo que había sido un trágico accidente. Sin embargo, recientemente la familia de Shukri ha hecho público que sufría bullying y que no recibió apoyo de la escuela. 

Esta información, junto con la solidaridad de las personas que se han unido a  la familia de Shukri y las concentraciones en su memoria, han generado la presión necesaria para reabrir el caso. También ha dejado sobre la mesa el debate sobre que las niñas musulmanas no reciben un trato igualitario por parte de la sociedad británica en casos de acoso. En el caso de Shukri, su tía afirma que el acoso llegó a ser tan intenso que en una ocasión una profesora del centro la llevó a su casa porque temía por la seguridad de la niña. Por el momento se han recogido cerca de 78 mil firmas para que también se investiguen las acciones que llevó a cabo la escuela de la pequeña ante un posible caso de acoso.   

Rakhia Ismail es la primera alcaldesa somalí de Islington (Londres) y subraya la importancia y la urgencia de que Shukri tenga justicia. Por su parte, la policía de Manchester declara que, como parte de la investigación, han interrogado a cuatro estudiantes que presuntamente estuvieron con Shukri en el momento del suceso. La familia de Shukri declara que no ha recibido información sobre este proceso, por lo que se siente al margen de la investigación. 

La solidaridad y el apoyo a las víctimas y a su entorno es clave para la superación de todo tipo de violencia. También ha sido así con la familia de Shukri, 580 personas han hecho donaciones para ayudar a la familia de la pequeña. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación