Este viernes los medios de comunicación anunciaban un nuevo caso de violencia de género, tras ser arrestados dos hombres que presuntamente  agredieron sexualmente a una joven en Poblenou (Barcelona) y una mujer participó omitiendo el socorro y maltratando a la víctima según el testimonio de la víctima en su primera denuncia. En estos momentos, la investigación sigue su curso.  A los dos hombres y a la mujer se les acusa de retener de manera involuntaria a la víctima durante dos días y de agresión sexual continuada. 

Según se ha podido conocer, tras las declaraciones de la joven que fue atendida por personal sanitario al lograr escapar después de los dos días de cautiverio, fueron un grupo de hombres y una mujer las personas agresoras quienes actuaron con violencia contra su integridad. Según denuncia, la mujer actuó alentando y maltratando a la víctima. 

Noticias lamentables como la presente hacen ver que la violencia no es cuestión de hombres o mujeres, sino que es cuestión de personas violentas que agreden a otras. Y por lo tanto, cabe mostrar nuestra intolerancia por igual, visibilizando y denunciándolo con la misma contundencia, ya sean hombres o mujeres.

La erradicación de la violencia de género será real cuando el rechazo y la condena hacia quien ejerce la violencia sea absoluta. En este caso, tanto contra los hombres, como la mujer que tuvo un papel predominante al dejar que los hombres violaran a la víctima, siendo cómplice, y por lo tanto también responsable de la violencia ejercida contra la joven. 

Reivindicar que la lucha contra la violencia de género es contra la violencia ejercida por hombres o mujeres, al igual que es una lucha conjunta de mujeres y hombres que se posicionan siempre a favor de la víctima y de quienes la apoyan, es primordial para avanzar hacia una sociedad libre de agresiones. Un mundo en que el sueño de conseguir “violencia cero” esté día a día más cerca de hacerse realidad.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación