La activista social iraní Fereshteh Forough fundó en 2015 una organización sin ánimo de lucro para ayudar a las chicas de Afganistán a desarrollar sus habilidades y competencias informáticas. 

Forough nació en Irán, pero en 2011 se mudó a Herat, Afganistán, con sus padres. Proveniente de una familia de refugiados, Forough nunca dejó atrás su pasión por el estudio de las ciencias informáticas, con el respaldo de sus padres. Si bien su zona de residencia se caracteriza por ser una zona de conflicto bélico, Forough estudiaba incluso bajo la luz de una vela. Pero ni la pobreza ni los conflictos impidieron que saliera adelante para conseguir sus sueños.

Con su duro trabajo logró superar el examen de admisión a la Universidad de Herat gracias a la revisión realizada por un algoritmo, que detectó las fuertes capacidades en inglés de la activista. Al final, consiguió su licenciatura con éxito, estudió también un máster en la Universidad Técnica de Berlín y terminó siendo profesora de su anterior universidad, la Universidad de Herat. 

Actualmente vive en Brooklyn (Nueva York, Estados Unidos), pero nunca ha dejado atrás sus raíces y sigue haciendo trabajos sin ánimo de lucro. De hecho, como activista por los derechos humanos, por la igualdad de género y por el acceso a la educación de las niñas en Afganistán, en 2015 fundó Code To Inspire, una organización sin ánimo de lucro instalada en una escuela de Afganistán para enseñar a las chicas programación informática.

Al principio, el profesorado eran alumnos de Forough en la Universidad de Herat que se presentaban voluntarios y voluntarias, pero ahora una recaudación de fondos permitió a Forough hacer dichos trabajos a jornada completa o parcial. 

En Code To Inspire se ofrecen clases a las chicas sobre Diseño Gráfico y de videojuegos, de aplicaciones móviles, desarrollo web, y ahora también otra asignatura sobre blockchain y las criptomonedas. El idioma principal es el farsi, pero para que las alumnas tengan más competencias en materiales más específicos se les enseña también en inglés. Además, a las chicas más jóvenes -de entre 14 y 17 años- también se les enseñan los sistemas HTML y CSS. 

A todo esto, Forough también tiene tutorías con las alumnas vía Skype para mantener así una comunicación regular, resolver posibles dudas o, simplemente, para ofrecerles apoyo. También en redes sociales se está dando visibilidad a este proyecto con el hashtag #AfghanGirlsCode.

 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación