Wiley

Wiley es una corporativa de revistas científicas, técnicas, médicas y académicas, servicios digitales de aprendizaje, certificación y soluciones de ayuda para estudiantes, investigadores, universidades y el mundo de la empresa en general, en pro del cambio y la transformación social. Este consorcio editorial, es uno de los principales líderes en publicación de investigaciones de acceso abierto a todo el mundo. Por ello, recientemente y a propósito del pasado 20 de junio, Día Mundial de las Personas Refugiadas, la editorial anunciaba la “liberación” de una colección de contenido interactivo de carácter científico. Publicaba un mapamundi en el que cada uno de los puntos que aparecen son enlaces a artículos de investigación cuyos temas giran en torno a la problemática de las personas desplazadas.

Un ejemplo es Horizontal participatory action research: Refugee solidarity in the border zone, en el cual se ilustra cómo, a través de la participación de personas investigadoras en un proyecto de acción solidaria en la frontera de los Balcanes y Europa Central, sustituyendo las relaciones de poder por relaciones igualitarias y la creación de conocimiento colectivo, se genera la posibilidad de lograr transformaciones sociales tanto para unos como para otros.

En noticias de la ONU, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados insistió el pasado miércoles 19 de junio en que son 70,8 millones de personas las que se han visto obligadas a huir de sus lugares de origen debido a las guerras, la persecución o los conflictos. Así la cifra alcanza su cota más alta desde que hace casi 70 años naciera la Agencia, duplicando el número de personas desplazadas hace 20 años, con 2,3 millones más que el pasado año. En el Informe sobre Tendencias Globales que ha publicado la Agencia se afirma una tendencia a la alza a largo plazo, motivo por el cual se necesitan todas las actuaciones solidarias posibles, procedan bien de organismos gubernamentales, bien de asociaciones de ayuda humanitaria y demás entidades, aunque también se constata una implicación sin precedentes por parte de nuevos actores, tanto del sector de ayuda al desarrollo, la empresa privada […] y un ejemplo de ello es la iniciativa que ha tenido Wiley.

Las ventajas de proporcionar un acceso libre para todo el mundo de las evidencias científicas son claras. Fundamentalmente la democratización del conocimiento permite que todas las personas nos podamos beneficiar de los avances del progreso y los beneficios que de él se derivan. Además, en la medida en que cada vez más personas puedan acceder a él, mayor será la tendencia de la academia, pues más personas lo podremos así exigir, a centrar los esfuerzos en mejorar nuestras vidas, por ejemplo aportando soluciones de cara a erradicar la violencia que obliga a muchas a huir de sus hogares.

Si quieres, puedes escribir tu aportación