Internet no sabe de fronteras y las imágenes de abuso sexual infantil son un problema de dimensiones globales que requiere soluciones al mismo nivel. Es esencial crear relaciones de colaboración internacional con industria, gobiernos, agencias del orden público, ONG, etc y construir un tejido alrededor de todo el mundo con toda clase de socios que puedan facilitar la eliminación de imágenes y vídeos con contenido de abuso sexual infantil tan rápidamente como sea posible.

Este es el objetivo que persigue Internet Watch Foundation (IWF), una organización que cuenta con el respaldo de la industria de Internet y la Comisión Europea y que trabaja para hacer de la red un lugar más seguro para todas y todos y para ayudar a las víctimas localizando y eliminando material de uso indebido.

Los datos que presenta el Informe de 2018 -perteneciente a la serie de informes anuales que viene realizando desde 1996- son escalofriantes. Algunos ejemplos son:  en el mundo hay más de 105.000 URL que alojan imágenes de abuso sexual infantil, casi la mitad de las cuales, el 47%, están localizadas en los Países Bajos, donde resulta barato guardar este tipo de material, tal y como declaraba Susie Hargreaves, directora ejecutiva de IWF para BBC. De las imágenes analizadas, el 78% de las víctimas eran chicas. Del  total de imágenes, un 23% muestra contenido donde se da violación o tortura sexual por parte de uno o varios adultos, y está entre los 0 y 2 años de edad el rango donde se sitúa la mayor parte, un 68%, de víctimas de abuso sexual de este grado de severidad.  

Según explica Hargreaves en el resumen para la prensa del Informe, a pesar de que se han batido récords en la eliminación de imágenes, el problema queda lejos de estar resuelto porque la causa es la demanda. EE.UU., por ejemplo, ha presentado una de las tasas más bajas gracias al compromiso que han adquirido gigantes de la tecnología como Facebook, que no deja albergar en sus dominios materiales de este tipo eliminándolos con gran rapidez. En esta línea, también Reino Unido ha conseguido crear un ambiente hostil hacia las personas que comparten imágenes con contenido de abuso sexual infantil. Sin embargo, Holanda tiene un grave problema que enfrentar, para el cual IWF ya ha ofrecido su ayuda al organismo responsable.

Este último Informe, dado a conocer el 25 de abril, además de las últimas estadísticas y tendencias en la identificación y eliminación de imágenes de abuso sexual en el mundo, incluye la historia real de una niña, cuya identidad ha sido protegida, que fue víctima de abuso sexual y, según afirma S. Hargreaves, se darán a conocer más casos a lo largo del año. Con ello se pretende impactar, visibilizar y generar mayor concienciación acerca de esta lacra social puesto que, además de las implicaciones a nivel ético, una extensa literatura científica evidencia que el impacto puede llegar a tener consecuencias irreversibles en las vidas de las personas que han sufrido abusos sexuales. Como sociedad tenemos la obligación de no olvidar que detrás de esas imágenes y vídeos hay niñas y niños, y debemos volcar los esfuerzos necesarios en impedirlas porque no lo podemos permitir.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Secciones: subportada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − 7 =