No es exagerado decir que el Puente de Brooklyn existe gracias a la protagonista de este artículo. Aunque no era ingeniera, la necesidad, su perseverancia y su deseo de aprender hicieron que el proyecto saliera adelante.

Emily Warren Roebling nació en 1843, en Cold Spring  (Estados Unidos ). Recibió enseñanza en álgebra, francés, retórica, tareas domésticas y piano. Fue autodidacta en matemáticas, tenía mucho interés en educarse, en ello la apoyó su hermano mayor.

Su marido era el ingeniero civil Washington Roebling, y fue el encargado de construir el puente de Brooklyn, estructura que une Nueva York y Brooklyn. Ambos debieron viajar a Europa para investigar sobre las técnicas más avanzadas en la construcción de puentes sobre agua, y en especial sobre el uso de cajones sellados.

A su regreso de Europa, Washington Roebling fue el ingeniero jefe de la construcción del puente, pero una enfermedad le dejó inválido. El proyecto podría no haberse realizado; sin embargo, Emily Warren Roebling, decidió tomar las riendas del proyecto.

En un principio, tomaba notas de las explicaciones que le daba su marido y las transmitía a los responsables de la obra.

Con el paso del tiempo, y por su innato interés por los puentes, estudió las matemáticas superiores, los cálculos de las curvas catenarias o la construcción de cables. Además de estudiar ingeniería civil en su tiempo libre.

Gracias a esta formación autodidacta pudo negociar sobre suministros, llevar las tareas diarias y la supervisión de contratos, e incluso ejercía de enlace con el consejo de administración, de manera que para la gente quedaba claro que no sólo había asumido, formalmente, las funciones de ingeniero jefe sino que también era la diseñadora de la estructura.

El 24 de mayo de 1883 se inauguró el puente, Emily Warren Roebling fue la primera en cruzarlo en carruaje.

Una placa en el puente de Brooklyn recuerda la participación de Emily Warren en su construcción.

Es indudable que fue una pionera en el campo de la ingeniería, ya que en ese momento las mujeres no podían estudiar ingeniería, sólo veinte años después las mujeres comenzaron a graduarse en cualquier tipo de ingeniería en Estados Unidos.

Emily Warren Roebling continuó formándose a lo largo de la vida, así que con 56 años obtuvo el título en Derecho en la Universidad de Nueva York.

Durante los años siguientes, se dedicó a escribir ensayos sobre la defensa de los derechos de las mujeres y la igualdad en el matrimonio.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación