Más allá de nuestros vecinos: Un plan de estudios para cultivar y expandir la capacidad de empatía y la compasión hacia otras personas, es un proyecto creado por Doing Good Together y Making Care Common Harvard Project, a través de la idea de que el cuidado y la compasión son habilidades vitales de cara a promover la tolerancia y la inclusión en nuestras comunidades y barrios.

El propósito de esta guía es inspirar y empoderar a las niñas y los niños para ser embajadores de buena voluntad más allá del entorno formado por sus familiares, amigas y amigos más cercanos, a través de tres bloques que giran en torno a las siguientes preguntas:

  1. ¿Quién pertenece a tu círculo de “preocupación”?
  2. ¿Crees que la bondad puede marcar la diferencia?
  3. ¿Cómo podemos promover ambientes libres de violencia y contribuir a resolver los problemas en el que consideramos nuestro círculo de “preocupación”?

Cada una de las series temáticas incluye recursos para enseñar y trabajar la empatía y la compasión, e incluso actividades que animan a las niñas y los niños a pensar y dirigir un proyecto junto con sus familias, que puedan implementarse en la escuela, en espacios de enseñanza no formal o desde los propios hogares.

Una de estas series se titula “Ayudar a combatir el hambre: un gran corazón”, cuyo tema gira en torno a la problemática del hambre y de cómo podemos contribuir y ayudar a las personas que lo sufren desde nuestra posición. Cada lección de esta serie incluye diversidad de actividades como, por ejemplo, un debate para hacer en grupo que gira en torno a tres preguntas centrales: ¿Qué es el hambre y quién lo experimenta?, ¿por qué las personas tienen hambre?, ¿cómo pueden las comunidades contribuir de cara a combatir el hambre?; también tarjetas de conversación personalizadas; diferentes actividades para realizar en grupo o un proyecto para realizar desde casa, entre otras.

De esta forma, se pretende que aquellas niñas, niños y jóvenes que participen aprendan, entre otras cosas, a identificar formas concretas de empatizar y llegar más allá de su círculo social más cercano, valorar la diversidad de la comunidad, conocer qué grupos o personas pueden ser más propensas a experimentar el aislamiento social o el acoso, concienciarse del valor y el impacto que pueden generar la bondad y la compasión en las interacciones diarias, incluso con aquellas personas a quienes consideran “diferentes” o a visibilizar algunos de los conflictos sociales más comunes. Además, es una excelente oportunidad para animar a las familias a emplear el tiempo que pasan junto a sus hijos e hijas haciendo cosas buenas y solidarias para otras personas.

En un artículo anterior, DF  recogía las evidencias sobre la importancia de promover conversaciones de calidad con el fin de prevenir determinados problemas y fomentar otra serie de beneficios, como por ejemplo el espacio de la cena como un momento ideal, de eficacia demostrada, para promover ese tipo de diálogos. Desde el proyecto promovido por DGT y Making Care Common Harvard Project ofrecen una serie de herramientas con el fin de llevarlas a cabo con éxito y encontrar cada vez mayor sentido a la conversación profunda que promueva los mejores valores y sentimientos. Por ejemplo, un póster imprimible para ayudar a iniciar una conversación, aprovechando espacios como el trayecto de un viaje en el coche, el espacio de la cena diaria o incluso con los alumnos y las alumnas en clase, a través de las cuales fomentar la solidaridad como, por ejemplo: “¿Qué tal tú día?, ¿has tenido la oportunidad de ayudar a alguien hoy?, ¿viste si alguien peleaba cerca de ti?, ¿cómo se sintió tu compañero o compañera cuando le sucedió?, ¿qué significa ser valiente?, ¿crees que tienes actitudes valientes?, ¿cómo crees que sería la vida si (alguien concreto: un amigo o amiga, un vecino o vecina o aprovechando algún hecho acontecido en la escuela) no te hubiese ayudado?, ¿puedes pensar en un acto de bondad que te gustaría compartir mañana?.

Ayudar a los y las jóvenes que en el futuro serán miembros de nuestras comunidades a crecer con valores como la solidaridad, a través del desarrollo de capacidades como la empatía y la compasión, puede fortalecer la sociedad y nuestras democracias, contribuir a poner soluciones a aquellas problemáticas que nos dividen y construir un mundo más justo.

Si quieres, puedes escribir tu aportación