La cabo María de las Camelias, que fue maltratada por su pareja y acosada por un superior, ahora es expulsada del Ejército. Después de llevar más de 17 años de servicio, se ha quedado sin derecho a pensión, según informa el País.

Las autoridades justifican su despido por problemas psicológicos. La Junta Médico Militar que la ha examinado señala que padece una epilepsia parcial controlada y asintomática y un trastorno ansiosodepresivo que  se acentuó hace 8 años.

Profesionales de la salud en el ejército señalan que no conocen el origen de tal problema psicológico, mientras que la víctima considera que se ha debido a la situación que ha padecido tanto familiar como profesional. Una situación que ahora se agrava aún más con el despido sin derecho a una pensión.

La falta de reconocimiento del acoso y el apoyo a la víctima en las organizaciones provoca malas experiencias y situaciones extremas como esta. Por ello cada vez más es necesario apoyar a las víctimas y que las organizaciones tengan una posición de Violencia 0. Solamente así se lograrán espacios laborales libres de violencia sexual.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación