Líderes políticos de todo el mundo señalan la gestión del plástico como una práctica ya caduca y dañina para las personas y el medioambiente. Según la directora ejecutiva en funciones de la ONU Medioambiente, Joyce Msuya, conviene buscar alternativas a las formas de creación, uso y gestión de residuos de los plásticos y por ello es necesario que tanto sociedad civil como empresas se posicionen y actúen.

La directora ejecutiva apunta que es alentador comprobar que el mayor cambio proviene de países que están en vías de desarrollo como es la India. Se trata de desarrollar la  innovación en muchas formas, no solo con vehículos eléctricos. La innovación social es importante, al igual que los movimientos dirigidos por la ciudadanía para reducir la contaminación, como las personas que se ofrecen voluntarias para limpiar una de las playas más grandes del mundo en Mumbai. En el caso de la India, se ha prohibido el uso de los plásticos de un solo uso para 2022.

Msuya, en una entrevista antes de la Cuarta Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, espera que las negociaciones en la asamblea anual aborden temas críticos como detener el desperdicio de alimentos, promover la descarbonización de las economías, enfrentar la crisis de la contaminación plástica en los océanos, entre muchos otros desafíos apremiantes.

Por un lado, las recomendaciones políticas son imprescindibles y, por otro, la presión ascendente de las personas que cambian sus hábitos y las campañas de la sociedad civil obligan a las empresas a proporcionar productos no contaminantes. Según Msuya cada innovación tecnológica, científica, social y política es una adición bienvenida a los esfuerzos nacionales y globales para vencer la contaminación plástica.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación