UNC, Injury Prevention Research Centre

El UNC Injury Prevention Research Center (IPRC) es un centro de investigación que, desde que se fundara en 1987 por Patricia F. Waller y Carol W. Runyan, ha estado a la vanguardia en el avance de la ciencia para la prevención de la violencia y lesiones en diversidad de contextos sociales y profesionales. Una de sus ideas más profundas y que vertebra todo su trabajo es convertir a la ciencia en una alternativa efectiva para erradicar la violencia, lo que les permite diseñar un enfoque crítico y esperanzador que valora posible convertir el mundo en un lugar mejor. Su finalidad es que las lesiones y la violencia, dos de las principales causas de sufrimiento y mala salud a nivel mundial, se puedan prevenir.

El centro de investigación IPRC desarrolla e implementa alternativas para la prevención de la violencia y también para reducir su impacto en las personas que lo sufren. Para ello su investigación se estructura en cinco áreas: la violencia de génerotrastorno de opioides y sobredosis , abuso y abandono infantil, lesiones traumáticas del cerebro, y los accidentes de tránsito  . Algunas de las características esenciales de este centro investigador es su compromiso con la investigación interdisciplinaria, la promoción de personas jóvenes investigadoras y su trabajo conjunto y al servicio de las personas, sus comunidades y sociedades, muy especialmente con aquellas poblaciones más vulnerables. Este centro incluye como una de sus estrategias principales el trabajo a través de líderes y profesionales de la comunidad para transferir la investigación y facilitar su recreación a través de prácticas exitosas en la diversidad de contextos. Algunas de las actuaciones son reuniones, talleres y seminarios con responsables políticos, profesionales y miembros de la comunidad que han experimentado la violencia de primera mano.

El centro de investigación IPRC desarrolla una estrategia específica para apoyar grupos de investigación de estudiantes con interés en la superación de la violencia de género. En este marco, a primeros de año, Julie Kafka presentaba una investigación de impacto científico sobre el análisis narrativo de las entrevistas con los jueces, para determinar si las personas que han solicitado una Orden de Protección con la Violencia Doméstica la merecen o no. El análisis ofrece una primera evidencia de la dependencia de los jueces de prejuicios, estereotipos y mitos de cara a la toma de decisiones al respecto. Estos primeros análisis refuerzan la idea de la importancia de capacitar a los jueces para que reconozcan estos prejuicios y estereotipos y así poder corregirlos y evaluar de manera más objetiva los casos. Julie Kafka explicaba: “en la práctica, esto significa que algunos sobrevivientes de violencia doméstica que están en necesidad no recibirán protección legal contra el abuso, a pesar de solicitar una Orden de Protección con la Violencia Doméstica”

Otras líneas de investigación en las que están profundizando en la actualidad son la prevención primaria de la violencia sexual, el acoso escolar, el bullying y otras formas de perpetuación de la violencia entre parejas. O también, el impulso de servicios de hogares seguros para mujeres supervivientes de tráfico humano en el extranjero con una programación especializada en el empoderamiento económico.

Este centro de investigación sigue haciendo crecer la inspiración y conocimiento que dejó una de sus fundadoras, Patricia Waller (1932-2003), cuya pasión y trabajo incansable por garantizar que las decisiones políticas se basarán cada vez más en evidencias científicas y no otros intereses, influyen en la trayectoria profesional de numerosos científicos.

Si quieres, puedes escribir tu aportación