La separación de las familias de migrantes en Estados Unidos sigue  creando situaciones violentas para los colectivos más vulnerables, en especial los niños y niñas bajo custodia. 

Según la información detallada en The Guardian, ha habido 3000 casos de separaciones forzadas; además, hay alrededor de 5000 denuncias de abusos sexuales y acoso a niños y niñas migrantes que durante los últimos años han estado bajo custodia de los organismos del país americano, la gran mayoría bajo la administración Trump. En el último año, según detalla el periódico, se han recogido 1261 quejas, casi 200 más que en 2017.

Estas cifras activan una alarma hacia este tipo de injusticias, sobre la importancia de alzar la voz y denunciarlas e impulsar el uso y actuación según protocolos eficientes que eviten estas conductas, y proteger a las y los menores que han sufrido dichos abusos.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación