Mercedes Cabello de Carbonero

Nació en una ciudad al sur de Perú, en 1849, aunque la fecha varía según las fuentes. Tuvo acceso a una educación esmerada desde edad muy temprana, de ello se ocuparon su padre y su tío. Ambos viajaron a Francia y allí tuvieron contacto con la literatura francesa. Así formaron una importante biblioteca, en la que se podía encontrar lo mejor de la literatura francesa del momento. De ella se nutrió Mercedes Cabello, por lo que conoció las obras de Balzac o Émile Zola. También se acercó a la ciencia y al Positivismo.

Acudía a las reuniones literarias que organizaba en su casa la escritora Juana Manuela Gorriti. En estas veladas literarias leyó algunos de sus trabajos sobre la importancia de la literatura, la educación de la mujer , y el idealismo como elemento generador de la poesía. Fue la primera escritora hispanoamericana que elaboró una teoría literaria.

Fue una escritora e intelectual avanzada. Su bagaje impregnó su escritura, que incluye novelas, artículos periodísticos y ensayos.

La novela y el ensayo fueron los géneros literarios que más fama le dieron. Se la considera la iniciadora de la novela realista en Perú, con sus obras “Las consecuencias ” y “El conspirador “, en ellas se aprecia su admiración por Balzac, Flaubert y Stendhal. En sus novelas, Mercedes Cabello ahonda en las debilidades y miserias del ser humano. Escribió seis novelas de contenido social e intención crítica. Aunque Mercedes Cabello comenzó escribiendo según las características propias del Romanticismo, después cultivó el Naturalismo y el Realismo.

Respecto a sus artículos periodísticos comienza publicando con el pseudónimo de Enriqueta Pradel. Posteriormente, publicará con su verdadero nombre.

En cuanto a su producción ensayística, se puede clasificar según tres ejes temáticos : ensayos sobre tema feminista, ensayos sobre escritura y literatura, y, por último ensayos en los que predomina la reflexión filosófica.

Dentro de los ensayos de tema feminista el más importante es “Influencia de las mujeres en la civilización”;  en él demuestra que la mujer tiene las mismas aptitudes, inteligencia y capacidades que el hombre, de modo que no deberían existir las diferencias que sí se daban en la sociedad. Su discurso desde el principio desafió el patrimonio patriarcal para exponer que las mujeres deben tener los mismos derechos.

Si quieres, puedes escribir tu aportación