Las investigaciones sobre la calidad de vida de las personas y sobre los riesgos que la dificultan están en aumento, así como sobre los riesgos que la dificultan. Un reciente estudio realizado por un equipo multidisciplinar estadounidense concluye que las personas con lesión crónica en la médula espinal tienen un mayor riesgo de deterioro cognitivo. Así se ha demostrado en el 60% de los pacientes analizados.  

El artículo ha sido publicado por la revista The Journal of Spinal Cord Medicine, mostrando los más recientes hallazgos sobre los Patrones de deficiencias cognitivas en personas con lesión de la médula espinal en comparación con individuos de la misma edad y mayores sin lesión de la médula espinal. En un esfuerzo por identificar la naturaleza de los déficits cognitivos en las personas con lesiones en la médula espinal, se examinó su rendimiento en diversas pruebas neuropsicológicas. Las mismas pruebas se realizaron en pacientes sanos de la misma edad.

El estudio se llevó a cabo en un centro de investigación de rehabilitación ambulatoria en el que los pacientes completaron una batería de pruebas neuropsicológicas que evaluaban la atención, la memoria en el trabajo, la velocidad de procesamiento de la información, los recuerdos del nuevo aprendizaje y el control ejecutivo. Se observaron diferencias significativas entre los dos grupos en cuanto a las medidas de velocidad de procesamiento de la información, el nuevo aprendizaje y la memoria, y la fluidez verbal. No se observaron diferencias significativas entre los grupos en las pruebas de atención o memoria de trabajo.

Aunque el estudio actual demuestra diferencias en ámbitos específicos del funcionamiento cognitivo y en sus implicaciones tanto para la rehabilitación cognitiva como para la calidad de vida en general, se necesita investigación adicional, con una batería más completa de pruebas neuropsicológicas. Ello es así porque el deterioro relacionado con la lesión de la médula espinal se centra en las discapacidades de movilidad sin atender a los déficits cognitivos, que afectan de manera notable a estos pacientes.

Estos resultados facilitan el camino a futuros estudios ya que la identificación de factores de riesgo modificables y el desarrollo de intervenciones cognitivas para su restablecimiento apoyarán los esfuerzos de los afectados para participar en su comunidad y en su vida laboral.

Si quieres, puedes escribir tu aportación