Frente a los coches tradicionales que utilizan gasolina o diésel, hace unos años los coches eléctricos se volvieron muy populares al no emitir gases contaminantes. Pero unidos a estos, existe otra posibilidad de movilidad sostenible: los coches de hidrógeno. A continuación, analizaremos las ventajas y desventajas de estos vehículos.

(Imagen de Wikipedia)

La primera de las ventajas tiene que ver con la velocidad a la hora de repostar. Mientras que para hacerlo con coches eléctricos se necesita como mínimo media hora, los coches de hidrógeno no necesitan estar más que unos minutos conectados al surtidor.

Otra ventaja de estos coches es que el hidrógeno es bastante más económico que la gasolina o el diésel.

Y, finalmente, cabe decir que los coches de hidrógeno, al producir cero emisiones, pueden llevar la pegatina “CERO”. Esto supone grandes ventajas en algunas ciudades, ya que se evita así no poder circular en días en los que se activan protocolos anticontaminación, aparcar en ciertas zonas…

En cuanto a las desventajas, una de ellas es que no es fácil encontrar estaciones de repostaje para tu vehículo. En España, no son muchas las estaciones que tienen surtidor de hidrógeno.

Por otro lado, no está claro que el ciclo del coche de hidrógeno sea completamente limpio, ya que el hidrógeno no es un gas que se encuentre de forma natural.

La última desventaja es que de momento son bastante caros. A pesar de todo, son muchas las personas que piensan que el hidrógeno como combustible podría ser la alternativa del futuro.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación