Recientes estudios publicados en The Lancet Diabetes & Endocrinology muestran que las mujeres que han tenido un aborto involuntario tienen más probabilidades de quedarse embarazadas y tener un bebé si tienen niveles adecuados de vitamina D.  Según informa el investigador principal de este estudio, Sunni Munford, de la rama de epidemiología del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU., estos hallazgos sugieren un importante papel de la vitamina D en la protección del embarazo. 

Los datos de esta investigación publicados por la Agencia UPI muestran que los estudios previos sobre protección del embarazo han demostrado que la fecundación in vitro es más exitosa con niveles más altos de vitamina D, aunque existen pocas evidencias entre el vínculo de la vitamina D y las tasas de embarazo/pérdida de embarazo entre las mujeres que no usan técnicas reproductivas.

Para el estudio, el equipo de investigación examinó los niveles de vitamina D de 1.200 mujeres con antecedentes de aborto involuntario, antes de volver a quedar embarazadas, y también a las 8 semanas de embarazo. Aunque los resultados obtenidos no prueban una relación de causa efecto, este estudio sí ha demostrado la relación entre los niveles de vitamina D de las mujeres antes de la concepción y la protección del embarazo. Así, las mujeres que tenían niveles suficientes de vitamina D, o concentraciones de 30 nanogramos por mililitro (ng / ml) o más, tenían un 10 por ciento más de probabilidad de quedar embarazadas y un 15 por ciento más de tener un nacimiento con vida, en comparación con aquellas mujeres con niveles más bajos de vitamina D. También se asoció un 12 por ciento menos de abortos espontáneos entre las mujeres que quedaron embarazadas, por cada aumento de 10 ng / ml de vitamina D antes de la concepción. En cambio, los niveles de vitamina D en la octava semana de gestación no estaban relacionados con la pérdida del embarazo.

Secciones: Noticias portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación