Miles de personas se han manifestado esta semana en la India después de conocerse la detención de un grupo de hombres hindúes por el secuestro, la violación y el asesinado de una niña de ocho años en la provincia de Jammu y Cachemira. Entre las seis personas detenidas se encuentran un ex funcionario y cuatro agentes de policía. 

Manifestación para hacer justicia por la niña de 8 años (Twitter)

A esto se le une la la investigación que se está haciendo a un diputado del gobierno de país por el asesinato de un hombre que lo denunció por la violación y asesinato de su hija.

Las personas que están investigando el primer caso señalan que los acusados cometieron el crimen con la intención de expulsar a la población musulmana de la zona. Mientras aún se continúa investigando el caso, miles de personas hindúes han salido a la calle exigiendo que se libere a los detenidos. La zona hace tiempo que sufre tensiones entre los diferentes grupos, especialmente después de los disturbios de 2001 en Bano que causaron cientos de muertes.

 

Esta situación está poniendo en tela de juicio el estado de derecho y los derechos de la ciudadanía de la India.

 

El primer ministro, Narendra Modi, ha señalado, desafiando al Partido Nacionalista Hindú, que ningún asesino será perdonado y que se hará justicia.  La posición de Modi es crucial en el contexto actual en el que aparecen muchos casos de violencia contra las niñas y las mujeres en toda la India.

Secciones: _noticias

Si quieres, puedes escribir tu aportación