En Barcelona, alrededor de 300.000 personas, o más, viven solas, de las cuales unas 100.000 superan los 80 años. Si tenemos en cuenta los datos que publica el último informe del IMSERSO sobre envejecimiento de la población, una mayoría significativa son mujeres. La OMS recuerda que la sociedad debe esforzarse por garantizar la mejor salud y capacidad funcional posible así como la participación social y la seguridad de todas ellas.

Foto de unsplas

VinclesBCN es una iniciativa que el Ayuntamiento de la ciudad puso en marcha con el objetivo de combatir, con ayuda de las nuevas tecnologías, el aislamiento social en el que se encuentran muchas de estas personas. El proyecto comenzó a implementarse en 2015 como experiencia piloto en los barrios de Sant Martí y L’Eixample. Su presupuesto de partida fueron 5 millones de euros gracias a que ganó el primer premio en la Edición 2014 de la Fundación Mayors Challenge, de Bloomberg Philanthropies Mayors. Ahora el consistorio va a extender esta medida, esperando que se beneficien de ello unas mil cien personas en otoño, en el total de los 73 barrios de la ciudad, a través de los 40 centros de Servicios Sociales y los 75 centros de Atención Primaria de Salud existentes.

Con esta medida, se pretende que las personas mayores que viven solas puedan gestionar sus relaciones personales en su entorno a través del uso de tabletas electrónicas. La aplicación, cuyo diseño es fácil y accesible, permite realizar videoconferencias, recibir mensajes con información de los servicios que ofrece el Ayuntamiento e información sobre acontecimientos diversos o realizar cursos de formación sobre el uso de dispositivos móviles. Todo esto, se impulsará a través de la figura de un dinamizador o dinamizadora encargada de fomentar la participación de estas personas en las diferentes actividades.

Según cuenta Laia Ortíz, teniente de alcalde de Derechos Sociales, para El Periódico, el reto es combatir la soledad que vive mucha gente mayor, a través de la creación de una red de servicios. Actualmente se contabiliza la participación activa de unas 464 personas que se vienen a relacionar con otras 6 personas y están registradas otras 3.000 que, en calidad de familiares, se han descargado la app.

En la actual sociedad de la información y la comunicación, el uso de las nuevas tecnologías se convierte en una herramienta de gran importancia de cara a abrir una ventana a la inclusión y la participación social para todas aquellas personas que, con el tiempo, se han ido quedando solas sin voluntad de estarlo.

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación