Muchas y muchos estaremos de acuerdo en que las publicaciones que hacemos en las redes sociales dicen mucho de nosotros y nosotras e incluso podemos intuir el estado de ánimo de las personas a las que seguimos gracias a lo que cuelgan. ¿Por qué no aprovechar esta cualidad para mejorar nuestras vidas?

Y es que, según el artículo “Forecasting the onset and course of mental illness with Twitter data” publicado en la revista científica Nature, es posible encontrar, mediante publicaciones de Twitter, indicadores de padecer depresión o estrés postraumático. Esto podría proporcionar una manera precisa, barata y accesible de detectar estas dos enfermedades, especialmente en contextos donde no se puede costear o acceder a una evaluación en persona.

También se ha evidenciado en el artículo Instagram photos reveal predictive markers of depresión”  que Instagram es una red social en la que se puede hacer un análisis desde la visión psicológica. El tipo de fotos que se suben, los filtros que se utilizan para editarlas, la cantidad de personas que aparecen en ellas, la frecuencia de subir contenidos… se pueden tener en cuenta para detectar personas con depresión. Por ejemplo, las personas con esta enfermedad tienden a postear fotos con colores más azules, oscuros y grises. Además, este tipo de fotos reciben muchos comentarios, pero no la misma cantidad de likes.

Estas evidencias pueden abrir muchas puertas, sobre todo a personas que no pueden acceder a profesionales de la salud mental, ya que bastaría con el consentimiento de los y las usuarias utilizando un método por ordenador.

Secciones: _noticias Navegando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − quince =