Hoy entrevistamos a Asun Casasola, madre de Nagore Laffage, como mujer, y como madre, lleva más de diez años contribuyendo día a día  a superar la violencia de género, colaborando con movimientos feministas, y promoviendo en las escuelas el valor del respeto y la igualdad. Su sueño es que algún día no exista la violencia, que este problema se haya solucionado, mientras tanto hay que seguir trabajando, para que no vuelva a ocurrir más.

Recientemente, se ha creado el consejo asesor para la revisión de la ley de enjuiciamiento criminal desde la perspectiva de género. El error de haber legislado en el 2004 que la VG es de la pareja o expareja posibilitó que no se condenara al asesino de tu hija por VG. ¿Ves necesario que se elimine ya ese error en las próximas legislaciones y se diga claramente que hay VG en la pareja o expareja pero también en los encuentros esporádicos? 

Fue un error bastante importante, qué importa que no fueran pareja, sí existe violencia   entre un hombre y una mujer, ¿por qué tiene que ser más castigado si eran pareja, y en cambio si no lo eran no?  Me parece horrible.

En el caso de Nagore, si se hubiera hecho el juicio en Navarra, si se habría considerado como violencia de género, pero como lo enjuiciaron por la estatal no fue así por esta ley del 2004. Lo que no entendí es porque si el asesinato pasó en Navarra porque lo trasladaron a la estatal, algún interés habría, no me pareció lógico.

Entonces, sí que veo necesario que se elimine ese error en la ley y se reconozca que hay violencia no importa que sean pareja o no sean pareja. Para mí es lo mismo, es que no me respetas mi voluntad, me da igual que sea pareja o no sea pareja, esta diferencia no tendría que existir. Esto de que yo puedo denunciar si es pareja o ex pareja, pero no puedo denunciar si viene un amigo a mi casa y no me respeta, o un conocido o cualquier persona de la calle, no debería ser así. Si todo el mundo se respetara esto se acabaría.

A una persona hay que juzgarla por los hechos, no por quien sea dependiendo del estatus social, ni el tipo de relación con la persona. A veces también pasa que la justicia actúa  depende de quien sea la víctima y quien sea el asesino y en esta sociedad también la clase social influye mucho.

En España se previene mucho a las adolescentes contra el peligro de sufrir violencia machista en la pareja. Sin embargo, a nivel internacional también se las advierte contra el peligro de sufrir violencia machista por chicos que acaban de conocer. ¿No debiera hacerse esto también en España para no dejar a las adolescentes indefensas ante encuentros esporádicos?

Es muy importante que se haga. Hay que prevenir en todas, no solo en la pareja, este tema hay que trabajarlo mucho. Y un tema que me preocupa es que las chicas jóvenes no se quieran, no sé porque la juventud, y especialmente las niñas, no se quieren. Cuando voy a los institutos con el documental de Nagore me doy cuenta que muchas no se quieren, les importa más que las quieran, las acepten.

Les digo que es importante que se quieran, que aprendan a decir “yo me quiero, y como yo me quiero, tú no me vas a hacer daño”, no sé la fórmula, pero es importante que lo aprendan.

Uno de los mensajes que sueles decir a los diferentes colectivos es “Que esto no vuelva a ocurrir”,  ¿Cómo podemos conseguir que no vuelva a ocurrir?

No queremos que vuelva a ocurrir,  por ejemplo con el caso de La Manada ¿Cómo puedes hacer entender a estos chicos que no pueden utilizar la fuerza para forzar a una mujer?  Lo que no se entiende es que luego la justicia todavía les de la razón ¿cómo cambias eso?, yo quiero cambiarlo pero ¿cómo se puede cambiar desde la investigación?.  Lo importante es que la víctima se sienta querida y protegida, y que pueda salir a la calle que salga a protestar, esto no lo queremos, ¡basta ya!

Esto no está bien, lo único que puede hacer para que esto cambie es que los agresores no se sientan protegidos, que vean que la sociedad está en contra de las acciones que han hecho. Ellos tienen que captar el mensaje que  sí pensaban que lo que estaba haciendo está bien, se tiene que dar cuenta de cuánta gente vamos a ir a la calle para deciros que no.

Pero luego te encuentras en la situación de que hay gente que los apoya, que llegan a decir incluso: es que era majo el chico. Vamos a ver, no es majo el chico cuando hace esto, no es majo el chico cuando no respeta un no, no es majo el chico cuando es capaz de asesinar. Que no me digan que es majo el chico…..Es que siempre justifican al malo y eso es lo que no puede ser, no podemos justificar  a quién hace el mal y en cambio se cuestiona la víctima, que no se apoya la víctima y que no la protegemos.

Por ejemplo en el caso de la manada, ellos puede estar por toda España y ella no puede salir de Madrid,  a ver qué me estás diciendo, es que las leyes también hay que cambiarlas.

Cuando pasó lo de Nagore hablé incluso con Bibiana Aído (Ministra de Igualdad) y puedes ir hablando con uno y con otro,  pero desde ahí no solo se cambia, se cambia desde las personas, pero a la gente le cuesta mucho este tema, somos como un volcán en erupción.  

Tenemos que tener una continuidad y salir y protestar.  No solo salir cuando hay una víctima, sino recordar al mundo todos días, porque esto pasa cada día, me da igual que aquí en Jaén que en el otro, está pasando todos los días, tenemos que hacer algo para que el mundo vea que estamos ahí cada día, que estamos en eso y que no queremos eso y no estamos dispuestas a que esto se siga haciendo hay que hacer algo y hay que movernos un poco más, hay que salir más a la calle.

 ¿Cuáles son tus sueños de futuro?

Mis sueños de futuro es irme de este mundo sabiendo que este tema está solucionado,  y que la gente se trate con respeto, me iría de este mundo feliz y contenta.

Yo quiero que la gente se respete,  yo no quiero más años de cárcel, yo quiero una sociedad de niños y niñas que se respeten, algunas personas solo se centran en pedir  en lugar de 20 años sean 30 de prisión.

Estoy convencida de que ese chico,  no quiero que sea médico, ni psiquiatra, ni que aconseje a gente, pero tampoco me satisface que se tire 30 años a la cárcel,  que se arrepienta de lo que ha hecho.

Lo que debe cambiar es que haya más implicación, más cultura sobre estos temas, más formación en las escuelas, leyes más justas,  desde la escuela tiene que haber una asignatura o algo que se enseñen a respetarse, a tratarse como iguales.

Lo que quiero es que haya un cambio total en la sociedad. La solución no es sólo más años de cárcel.

Otro cambio que quiero es que no se quiten más años por dinero, me parece horrible. Es una desigualdad a la hora de ser un asesino,  o sea yo tengo dinero, pago, y me quitan años. Eso no debería ser así. Deberían ser los mismos años. Y meterlos en en la cárcel ¿para que vean la televisión y hacer musculitos?  a mí eso no me llena . Deberían arreglar su cabeza.

Si quieres, puedes escribir tu aportación