Ana Knezevich. Red social

Sanna Rameau, amiga de Ana knezevich, dijo que mudarse de Fort Lauderdale representó un nuevo comienzo para su amiga, quien estaba atravesando un momento estresante.

“Ella se está divorciando de su esposo y está pasando por eso”, dijo Rameau.

Ella mencionó que envió un mensaje de texto a Knezevich el día en que desapareció pero no recibió respuesta. Sin embargo, al día siguiente, Rameau recibió un mensaje que decía que Knezevich había conocido a alguien y se dirigía a su casa a dos horas de Madrid y que el servicio celular sería intermitente. Rameau encontró el mensaje “extraño” y cree que alguien más estaba enviando mensajes desde el teléfono de Knezevich.

“Intenté responder diciendo que estaba preocupada por ella, como ‘no suenas segura'”, recordó Rameau. “¿De qué está hablando? Esto no tiene sentido, y mis mensajes tampoco se enviaron”.

Al no recibir respuesta al día siguiente, Rameau contactó a la policía en Madrid.

El 4 de febrero, amigos también llamaron al departamento de bomberos local para realizar una revisión de bienestar. El departamento de bomberos dijo que Knezevich no estaba allí.

“No la encontraron”, dijo. “Parece que dejó el apartamento, cerrándolo desde afuera. Eso es lo último que sabemos”.

Rameau mencionó que las autoridades de Madrid le informaron que capturaron algo extraño en un video de seguridad unos 30 minutos antes de que se viera por última vez a Knezevich.

“Un hombre con un casco roció las cámaras de vigilancia afuera del directorio de su edificio de apartamentos y esperó a que dos personas salieran del edificio y aprovechó la oportunidad para entrar y rociar la cámara de vigilancia dentro del ascensor”, explicó.

Rameau dijo que la policía de Madrid está investigando y que la familia está colaborando con el FBI, pero hasta ahora no han surgido pistas.

“Sinceramente siento que todavía estoy viviendo en un sueño”, admitió. “Nunca he sentido este dolor en toda mi vida”.

Rameau dirigió este mensaje a su amiga o a cualquier persona que pueda saber dónde está:

“La extrañamos y la amamos”, dijo. “Queremos que regrese sana y salva”.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación