Seleccion de nueva Zelanda de Rugby. Twitter

La final de la Copa del Mundo de rugby femenino de fin de semana fue un partido histórico cuando Nueva Zelanda derrotó a Inglaterra por 34-31 en Auckland (Nueva Zelanda). Los de oceanía se convirtieron en el primer país anfitrión de la historia en ganar el torneo. como informa la CNN.

Inglaterra se adelantó 14-0 en otros tantos minutos. Sin embargo, el partido dio un vuelco apenas tres minutos después, cuando la extremo inglesa Lydia Thompson recibió una tarjeta roja por un choque de cabezas con la neozelandesa Portia Woodman.

A punto de terminar el partido, Inglaterra tuvo una última oportunidad de recortar la desventaja de tres puntos, pero su lineout falló a sólo cinco metros de la línea de ensayo neozelandesa, concediendo la posesión y el partido.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación