pixabay

Dado que la mayoría de las mujeres en Kosovo suelen estar desempleadas o con trabajos muy mal remunerados el IVA de los productos para el periodo representa una importante carga económica. Si una mujer gasta cada mes cinco euros en productos para el periodo y un poco más en analgésicos, puede llegar a gastar unos 20 euros por lo que es una necesidad biológica básica. Y si esa mujer está en Kosovo, es muy probable que tenga que pedir el dinero a su marido, como único empleado de la familia o a otras personas.

Según BalkanInsight en un país en el que, según las cifras de 2020, sólo el 14% de las mujeres tienen un empleo oficial y el salario mínimo para mayores de 35 años es de 170 euros al mes, 20 euros es una suma importante. De ahí que las activistas por los derechos de las mujeres pidan al gobierno que grave los productos de la menstruación de la misma manera que grava los bienes esenciales, como el pan, con un 8%, en lugar del 18% actual, o que elimine el impuesto por completo.

El llamado “impuesto sobre los tampones” en Kosovo está a la altura de la mayoría de sus homólogos balcánicos, incluso de aquellos que, como Croacia, están en la UE y podrían, según la legislación comunitaria, reducir el tipo al 5%. Croacia aplica un tipo del 25%; Eslovenia redujo el año pasado su tipo del 22% al 9,5%. Mientras que la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la UE, ha propuesto que los Estados miembros puedan suprimir el impuesto sobre los productos, eliminando el requisito actual de un tipo mínimo de IVA del 5%. El Reino Unido por ejemplo eliminó el impuesto sobre los productos en el año 2021.

Mientras las redes de mujeres siguen presionando, el Ministerio de Hacienda no ha respondido en absoluto a las peticiones de organizaciones como la Red de Mujeres de Kosovo para que se elimine el IVA de los productos del período. Las mujeres esperan que las presiones internacionales hagan cambiar las políticas.

 

Secciones: subportada