Según análisis de los datos de un nuevo informe sobre la esperanza de vida saca a la luz que las mujeres de las zonas más pobres de Inglaterra tienen la esperanza más corta de vida de los países de la OCDE del mundo, salvo de México. Unos datos que han resultado muy preocupantes al evidenciar que son las mujeres quienes amortiguan las situaciones de pobreza, por tener más probabilidades de ser pobres o estar más endeudadas que los hombres (The Guardian). 

Se trata de un informe presentado por The Health Foundation. Inglaterra no es miembro de la OCDE, como el Reino Unido, pero este organismo comparó la esperanza de vida en 2018 en Inglaterra -al igual que en el Reino Unido- con la de otros países de la OCDE. No examinó a Gales, Escocia o Irlanda del Norte.

Su análisis pone de manifiesto la verdadera magnitud de las desigualdades que se dan en el ámbito sanitario en Inglaterra. Pues, millones de mujeres que viven en las zonas más desfavorecidas de Inglaterra pueden esperar vivir 78,7 años, casi ocho años menos que las que viven en las zonas más ricas de Inglaterra. Así pues, la esperanza de vida de las mujeres de las zonas más pobres está por debajo de la media de Reino Unido, que es de 83, 1 años de la media de Inglaterra que es 83,2 años, y la media de la OCDE, 83,4 años.

Estos análisis dejan evidente el impacto que tiene la pobreza en la salud de las personas, lo cual hace necesario el diseño de intervenciones de éxito que consigan reducirla y den respuesta a la discriminación de género. Pues, según se atribuye, estas cifras podrían deberse a las múltiples desigualdades que sufren las mujeres y que agravan su situación. Por ejemplo, al ser quienes asumen más responsabilidades de cuidado no remuneradas, ser quienes a menudo ocupan trabajos con menos horas, y, por ello, disponen de menos ahorros, o se jubilen con pensiones más reducidas, o ser madres solas. Además, ser mujer y pertenecer a una minoría étnica y tener alguna discapacidad, podría implicar que las dificultades económicas se agravarán aún más. Asimismo, también se recuerda que a estos perjuicios se puedan sumar las consecuencia de los recortes de red de seguridad social, en que las mujeres son las primeras en quedar afectadas. 

Desde el Departamento de Salud y Asistencia Social se comunica que a finales de este año se publicará el libro blanco sobre las desigualdades en materia de salud que establecerá medidas para  reducir las diferencias en los resultados sanitarios, de modo que  el lugar donde se viva no determine las posibilidades de llevar una vida sana. 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación