UNICEF denuncia que el este de Ucrania está siendo centro de ataques a guardería y escuelas, lo cual tiene un duro impacto en la vida de la infancia. Informa que, en los últimos ocho años, más de 750 escuelas han sido damnificadas, interrumpiendo el acceso a la educación de miles de niñas y niños a ambos lados de la línea de contacto. Y alarma sobre el  daño que está ocasionando la situación de conflicto al bienestar psicosocial de toda una generación de niñas y niños que crecen en el este de Ucrania. Por ello, hace un llamamiento a todas las partes  a respetar la Declaración Escuelas Seguras, un compromiso político intergubernamental para proteger al estudiantado, profesorado, escuelas y universidades de los conflictos armados (Reliefweb).

Además, la organización internacional pro derechos de la infancia, recuerda que el este de Ucrania es una zona plagada de minas terrestres, municiones sin explotar y otros restos explosivos de guerra de alto peligro. UNICEF trabaja por proteger a la infancia de estos peligros a los que está expuesta, y proporcionarles apoyo y educación. Al mismo tiempo, insiste en señalar que los centros educativos, independiente de cualquier circunstancia, deben ser un “espacio seguro en que la infancia pueda esta protegida de las amenazas y de las crisis, y un refugio en el que puedan aprender, jugar y desarrollar todo su potencial”. 

Los derechos de la infancia no pueden salvaguardarse en situaciones de conflicto si la educación no está protegida. UNICEF anuncia que continuará trabajando para proporcionar apoyo humanitario a las comunidades afectadas y atender las necesidades urgentes de los niños, niñas y familias más vulnerables en el este de Ucrania.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación