La trayectoria educativa de menores y jóvenes en acogimiento residencial está fuertemente marcada por altas tasas de fracaso y abandono escolar producidas, entre otras, por causas de desigualdad académica, efectos negativos de la institucionalización en el desarrollo cognitivo, social y del lenguaje, la falta de apoyo económico o las bajas expectativas que se proyectan sobre su desempeño escolar. Sin embargo, esta situación no es irreversible y, a pesar del gran volumen de literatura científica que se centra en este aspecto, ya contamos con evidencias que demuestran cómo puede revertirse y superarse esta desigualdad colocando el foco en los centros de menores y adolescentes en el cuidado de las necesidades educativas de estos y estas jóvenes, además de otras dimensiones, y haciéndolo a través de prácticas educativas evidenciadas a la hora de revertir las preocupantes tasas de abandono escolar y escaso acceso a estudios superiores o universitarios.

En esta línea, la investigación Dialogic literary gatherings in out-of-home care to overcome educational inequalities by improving school academic performance, publicada recientemente en la revista científica ‘Children & Youth Services Review’, demuestra que la implementación de Actuaciones Educativas de Éxito como las Tertulias Literarias Dialógicas (TLD) pueden mejorar los resultados académicos de jóvenes en acogimiento residencial. Se obtuvieron datos de un grupo de 13 chicas adolescentes en acogimiento residencial de entre 15 y 18 años de edad a través de 9 Tertulias Literarias Dialógicas en las que las mismas jóvenes escogieron obras cumbre de la literatura universal como ‘La Casa de Bernarda Alba’ de Federico García Lorca, ‘Romeo y Julieta’ de William Shakespeare y ‘La Metamorfosis’ de Kafka.

Los resultados obtenidos se observaron en varias dimensiones, como la académica autopercibida, la prosocial y los resultados escolares obtenidos antes y después de su participación en las TLD analizando las notas de tres cursos académicos durante el periodo desde 2018 hasta 2021. Los avances fueron notorios observando que todas las jóvenes aumentaron sus resultados académicos a medida que participaron más en TLD, mejoraron en vocabulario, se percibieron mejoras en la expresión oral y a la hora de hablar en público, en sus habilidades sociales, en la convivencia en el centro y en el apoyo de unas a otras sobre las expectativas de futuro escolar. Otro hallazgo relevante fue que, en caso de abandono de la medida de protección, los resultados académicos bajaron o se produjo el abandono escolar. Este dato demuestra que no todos los centros de protección de menores y jóvenes reproducen la desigualdad educativa y que esta puede superarse implementando aquellas actuaciones que la ciencia ha demostrado que son eficaces en este aspecto.

Estudios como este evidencian que las instituciones políticas y educativas de protección a menores y jóvenes deben poner todos sus esfuerzos en implementar actuaciones de evidencia científica con impacto social en el ámbito del acogimiento residencial para crear entornos seguros, estables, con una mejor formación de los y las profesionales para que puedan hacer frente a la desmotivación social y escolar y, con ello, aumentar las posibilidades de un futuro mejor para este colectivo vulnerable. Las TLD han contribuido a la mejora académica de las jóvenes y han reducido su riesgo de desigualdad escolar y social, lo que en un futuro podría traducirse en una trayectoria de inserción sociolaboral satisfactoria y mejoras en contextos de salud física y mental; lo que podría resumirse tal y como una de las participantes en este estudio expresó: “es como pasar de jugar a las cartas a aprender a jugar al ajedrez”.

Si quieres, puedes escribir tu aportación