Las mujeres pakistaníes que durante el parto sufren fístulas obstétricas a menudo son expulsadas de sus hogares y separadas de sus familias. Según las Naciones Unidas, organismo que declaró el 23 de mayo Día Internacional para la Erradicación de la Fístula Obstétrica, la fístula obstétrica es una de las lesiones más graves y trágicas que pueden ocurrir durante el parto. Se trata de un orificio entre el canal del parto y la vejiga o el recto causado por la prolongación u obstrucción de un parto sin recibir tratamiento médico oportuno de alta calidad.

Deutsche Welle informa que se estima que miles de mujeres pakistaníes desarrollan fístulas obstétricas durante el parto, además las mujeres no son informadas de las complicaciones que sufren ni de los riesgos que tienen, lo que las vuelve mucho más vulnerables. En la mayoría de ocasiones lo saben porque hablan entre ellas, con mujeres que han sufrido lo mismo antes. 

Las mujeres que lo sufren y que deciden remediarlo sufren un calvario inimaginable por una enfermedad que se puede tratar fácilmente si son atendidas a tiempo. Las organizaciones internacionales reclaman la vulneración de derechos de las mujeres en materia de salud, especialmente de las que se encuentran en zonas menos desarrolladas del país y no tienen los medios ni el conocimiento para recibir asistencia médica en condiciones ni información suficiente.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación