www.interior.gob.e

El Ministerio del Interior ha presentado el Plan Estratégico Nacional contra la Trata y la Explotación de Seres Humanos (PENTRA) para el periodo comprendido entre el, ya pasado, año 2021 y 2023. En él se recogen una serie de medidas que tienen por finalidad aumentar la eficacia y operatividad de las actuaciones que ya se están desarrollando en la prevención y persecución del delito de trata y, a la vez que poner en marcha otras en espacios en los que se ha intervenido menos o nada hasta la fecha.

La principal aportación de este plan son las acciones dirigidas a proporcionar una adecuada asistencia y protección a sus víctimas a través de la coordinación entre los organismos con competencia de la Administración General del Estado y las organizaciones de la sociedad civil que desarrollan su actividad en esta temática. Así, este conjunto de actuaciones tendrán en cuenta aspectos como la diversidad de situaciones de vulnerabilidad y la dimensión de género desde un enfoque integral y multidisciplinar que promueva la colaboración e interacción de todos los sectores involucrados, públicos o privados. Así mismo, PENTRA, tal y como dice la nota de prensa en Moncloa, prestará especial atención a la sociedad civil y recoge medidas que darán respuesta a la demanda de servicios de atención a las víctimas de la trata de seres humanos.

En relación con esto último, la estrategia que ha presentado Interior se articula en torno a los siguientes cinco objetivos:

  1. Detección y prevención de la trata de seres humanos con el fin de sensibilizar e informar a la población en el rechazo y las consecuencias del consumo de servicios a través de los que las víctimas son explotadas, siendo uno de los más paradigmáticos la prostitución
  2. Identificación, derivación, protección, asistencia y recuperación de las víctimas de la trata de seres humanos.
  3. Persecución del delito.
  4. Cooperación y coordinación entre países de origen y tránsito de las víctimas así como en el desarrollo de iniciativas basadas en intervenciones específicas en todas las formas de la trata de personas, especialmente con fines de explotación sexual y trabajo forzoso.
  5. Mejora del conocimiento de los agentes implicados en la detección y protección de las víctimas y en la persecución del delito.

La iniciativa supone un avance en la medida en que incorpora el enfoque que sitúa a la víctima en el centro más allá de la persecución del delito, que si bien se trata de un elemento crucial en la lucha contra la trata de personas, prestar una mayor atención a las mismas, aumentará como ya demuestran países que implementan este modelo sus posibilidades de éxito en la recuperación de la libertad y su vida.

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación