Pixabay

Suman 337 niños y niñas, y 400 mujeres, las víctimas de violencia de género usuarias de los recursos de atención y acogida andaluces que estos días podrán disfrutar de unas vacaciones estivales alejadas de violencia machista.

El programa que lo hace posible se denomina “Vacacionantes” y se pone en marcha, a partir de diversas propuestas de actividades, durante los periodos festivos de verano y Navidad. Desarrollado por un equipo interdisciplinar compuesto por profesionales sociales y de la psicología, este programa tiene como fin disminuir el negativo impacto emocional, psicológico y social derivado de las experiencias violentas vividas y del difícil proceso de reconstrucción de las trayectorias vitales de estas familias lejos de la violencia.  

Entre las actividades que desde el programa se llevan a cabo, las personas usuarias podrán disfrutar de tertulias, lecturas, cine, juegos, excursiones, visitas culturales y talleres de cocina, jardinería o hábitos saludables, enfocadas a las niñas y niños, además de otras dirigidas a la promoción de las mujeres, mediante talleres de mejora de la autoestima o de búsqueda de empleo.

En palabras de la Consejera de Igualdad, se trata de una respuesta “para garantizar una vida digna y libre de violencia” y “promover su transformación en agentes de cambio, convirtiendo su papel de víctimas en el de ciudadanos y ciudadanas activas, empoderadas, protagonistas de su propia vida y con capacidad de generar cambios sociales”. 

Con esta iniciativa se prioriza la atención a los hijos e hijas de mujeres maltratadas y en situación de vulnerabilidad ofreciendo ambientes seguros, libres de violencia y estimulantes en las dimensiones afectiva, cognitiva y social. Desde las evidencias científicas se ha respaldado de largo la importancia de este tipo de contextos seguros y de la calidad de las relaciones sociales para asegurar un desarrollo saludable de los niños y las niñas que garantice trayectorias vitales futuras productivas y exitosas.

Secciones: subportada