Países como Suiza, Dinamarca, los Países Bajos, Australia, Japón, Luxemburgo y Polonia lograron aumentar las tasas de participación femenina en el mundo laboral desde los niveles previos a la pandemia. Según Financial Post, los países que hicieron los mayores avances para asegurar que las mujeres permanecieran vinculadas al mercado laboral durante la pandemia serán los que estén mejor equipados para lograr una recuperación económica duradera después de la crisis.

La ganancia observable en la productividad aportada por las mujeres proviene de la diversidad de habilidades e ideas, que tiende a fomentar la toma de riesgos y la innovación. Las investigaciones también han demostrado que aumentar la participación femenina en la fuerza laboral ayuda a reducir la desigualdad de ingresos y la pobreza. Con la participación femenina generando tantos resultados favorables, no es de extrañar que los países hayan intentado diversificar su fuerza laboral.

En este tema los países escandinavos lideran el camino entre las economías avanzadas en la participación de la mujer en la fuerza laboral, gracias a estándares educativos de clase mundial y políticas favorables a la familia. Suecia, por ejemplo, ofrece permisos parentales pagados que no solo son generosos, sino que están diseñados para alentar a los padres a compartir por igual el esfuerzo de criar a los hijos. El gobierno sueco también ha establecido una Agencia de Igualdad de Género cuyo objetivo es contribuir a la implementación efectiva de la política gubernamental de igualdad de género. En Islandia, además de las políticas progresistas de cuidado infantil, el gobierno aprobó hace tres años una ley que exige que las empresas demuestren que están pagando salarios iguales por un trabajo de igual valor. Noruega no solo ofrece a sus ciudadanos apoyo parental y cuidado infantil subvencionado, sino que también exige que las empresas que cotizan en bolsa tengan al menos el 40% de sus juntas directivas representadas por mujeres.

Las medidas que están tomando los gobiernos influyen de forma directa a la recuperación o la recesión económica de los países, por lo que es fundamental tomar de referencia aquellos países que en todo momento han velado por la igualdad de condiciones y el progreso social y económico. 

 

Secciones: portada