Esta semana se ha logrado detener a la pareja que estaba explotando sexualmente a su bebé, su hijo, vendiendo imágenes sexuales a través de servidores del Deep Internet.  El bebé ahora está a salvo, lejos de sus progenitores gracias a la coordinación internacional policial. 

Personas investigadoras de Canadá y Australia lograron identificar al usuario Darknet propiedad del padre. Contactaron con la Interpol, y está a su vez con el departamento de Lima encargado de perseguir este tipo de delitos.  Los padres jóvenes, él de 23 y ella de 22 han sido detenidos.

Uri Sadeh, coordinador de la unidad de delitos contra la infancia de Interpol dijo tras anunciar la detención “Este bebé nació en una vida de explotación. Gracias a la cooperación internacional eficaz de cuatro continentes, ahora este bebé está seguro y cuidado, una segunda oportunidad para su infancia”.

Una vez se muestra como la familia no es garantía de “per se” un entorno seguro para las niñas y niños, y en este caso, tanto el padre como la madre han sido cómplices en explotar sexualmente a su bebé, gracias a la cooperación internacional se ha podido detener la continua explotación a la que era sometido. El derecho a vivir y desarrollarse libremente en un entorno seguro y cero violento es fundamental para todas las niñas y niños, como sociedad debemos velar para que así sea.

Secciones: subportada