Sarah Voss. Twitter

Esta semana la gimnasta alemana Sara Voss compitió luciendo un traje de cuerpo completo en el Campeonato Europeo de Gimnasia Artística 2021 en Basilea, Suiza. La gimnasta comunicó a través de las redes sociales que estaba muy orgullosa de participar con ese traje, lo que comportó un aluvión de mensajes de apoyo en el mundo del deporte. Según un comunicado de la Asociación Alemana de Gimnasia, lo hizo en protesta por la sexualización que existe en esta disciplina deportiva. Compañeras del mismo equipo han mostrado su apoyo vistiendo un mallot de cuerpo largo el día de la final de la competición femenina, según informa Reuters. 

Este tipo de trajes están permitidos, según el reglamento de gimnasia de las competiciones internacionales, aunque hasta ahora solo habían sido utilizados por chicos o por motivos religiosos. La decisión de la gimnasta, que contaba con el apoyo de la Asociación Alemana de Gimnasia, ha sido aplaudida en las redes sociales por más gimnastas, que han expresado que les ha gustado mucho su decisión. En Facebook, una noticia publicada en un medio alemán recibió 10.000 likes y alrededor de 1.600 comentarios. 

La gimnasta ha compartido que su motivación ha sido darse cuenta de que con la edad los trajes cortos la han llegado a incomodar cada vez más y que se siente más cómoda con los de cuerpo entero, sin perder su estética. Esto la ha llevado a pensar en más chicas que pueden estar sufriendo esta incomodidad. Además, señala el problema de la sexualización en esta disciplina, incluidos los casos conocidos de abusos sexuales. 

Hablar de los temas que incomodan pueden marcar una diferencia al dar voz a las chicas gimnastas para exponer los temas que pertenecen a las deportistas y así contribuir a romper barreras que pueden pueden perjudicar más a quienes se encuentran en una situación de vulnerabilidad. 

Voss explica en sus cuentas de redes sociales que también ha querido hacer ver que es posible ser elegante con elementos diferentes sin dejar de sentirte cómoda. Con esto espera inspirar a que más chicas lo hagan, si así lo prefieren, y rompan con una tradición arraigada para decidir con mayor libertad.

La decisión de Voss hace visible que en esta disciplina deportiva pueden darse situaciones que incomodan a las gimnastas y que, por encima de todo, debe estar la libertad de poder elegir cómo quieren mostrar sus cuerpos, sin tener que dejar de sentirse elegantes y cómodas a la vez.

Secciones: subportada