Las mujeres siempre han contribuido al avance de la ciencia aunque en muchas ocasiones éstas no han sido visibilizadas ni sus trabajos han sido reconocidos. La plataforma Arts&Culture de Google nos ofrece una exposición, Women and the Royal Society, en la que podemos descubrir las historias secretas de algunas mujeres que fueron pioneras y que contribuyeron de forma significativa a la ciencia.

La primera mujer que se nos muestra es la aristócrata Margaret Cavendish, duquesa de Newcastle (1623-1673). Escribió un gran número de obras reflejando su pensamiento liberal y su lucha por el reconocimiento de la mujer. Estaba muy interesada en todo tipo de ciencias y, tras muchos años de desprecios y desplantes hacia su persona, finalmente fue la primera mujer en ser recibida en la Royal Society de Londres en el año 1667. Poseía diversas colecciones, especialmente de telescopios que estaban mucho mejor provistas que las de la misma institución. Consiguió asistir, después de insistir repetidamente, a una demostración de experimentos de Robert Boyle (1627-1691). 

La siguiente mujer que nos muestra la exposición es Lady Mary Wortley Montagu (1689-1762). Fue una aristócrata británica, gran viajera y famosa escritora. Lady Mary había presenciado la realización de inoculaciones contra la viruela en Constantinopla. A su vuelta a Inglaterra, trajo con ella esta práctica como prevención contra la enfermedad. Hizo inocular a sus propios hijos enfrentándose así a feroces críticas y prejuicios que había contra esta práctica. De esta forma, solicitó y participó en la primera campaña de inoculación en Gran Bretaña, que fue un éxito, y se convirtió en la precursora de la vacunación, que de modo científico pondría en marcha Edward Jenner en el 1796. 

Caroline Herschel (1750-1848) fue la primera mujer en publicar un artículo formal en la revista científica de la Royal Society. Fue una astrónoma alemana que vivió también en Inglaterra. Trabajó junto a su hermano, William Herschel, en la elaboración de sus telescopios. Descubrió, por su cuenta, ocho cometas y tres nebulosas y actualmente es considerada como la primera mujer astrónoma profesional.

Las aportaciones de estas mujeres, entre otras, quedan recogidas en esta magnífica exposición que pretende dar luz y visibilizar ya que las construcciones sociales y las formas en que participaron en la creación de la ciencia las mantuvieron sin rostro y sin voz en el archivo. Esta exposición las pone en primer plano para homenajear a las mujeres pioneras en la ciencia. 

Secciones: subportada