Hete aquí una sustanciosa guía surcoreana del año 2019 a la cual la gente no le había prestado atención generalizada hasta hoy. Las autoridades se aprestaron sin reparo a confeccionar una serie de normas para proteger el hogar mientras la parturienta se hallara ausente, en el hospital. Valga la pena ver a continuación algunas de las perlas:

Comprueba que hay suficientes camisas, calzoncillos y calcetines hasta que puedas regresar.

  • Que no falte papel higiénico, jabón o dentífrico mientras estés fuera.
  • Deja el frigorífico bien surtido con platos preparados para que tu marido solo tenga que calentarlos.
  • Cocina alimentos y congélalos para que tu marido, no acostumbrado a la cocina, pueda disponer de ellos.

Unas instrucciones, en el seno de un régimen patriarcal, que hacen patente que los hombres surcoreanos no contribuyen ni por pienso al funcionamiento de la casa. Por fortuna, la sociedad ya comienza a reaccionar, de forma que, pese a hacerlo con un año de retraso, han surgido un cúmulo de protestas con la exigencia de que la “cartilla” sea retirada. 

Corea del Sur está muy avanzada económicamente, ocupando el décimo lugar mundial y el tercero en Asia oriental. No lo está en cuanto a la igualdad de género. Por lo demás, no se ha clarificado si entre las voces que desaprueban los consejos de marras las hay de masculinas, dándose las femeninas por descontado. Sea como sea, lo más significativo es que las mujeres despierten, protesten y reclamamen sus derechos.

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación