Como parte de su iniciativa de innovación financiera inclusiva, J-PAL ha llevado a cabo una investigación sobre Indonesia, un caso de éxito en lo que se refiere a la inclusión financiera en términos de equidad de género. Tal y como reportan, mientras que en otros países de economía en desarrollo hay una media de 8% de diferencia de género en la propiedad de cuentas bancarias, en Indonesia no existe esta diferencia. Para entender mejor las claves de este caso y poder extenderlas a otros países en desarrollo, los y las investigadoras de J-PAL han analizado datos del 2018 de la encuesta de inclusión financiera (FII) y de la Estrategia de Inclusión Financiera Nacional de Mujeres (SNKI-P) lanzada en verano de 2020 por el gobierno de Indonesia.

El SNKI-P tiene como objetivo promover el acceso a las finanzas para las mujeres indonesias. Uno de los medios para lograrlo es que desarrollen habilidades financieras. Para ello es necesaria su alfabetización digital, ya que los servicios financieros del país se están digitalizando cada vez más y aún existe una desigualdad de género en cuanto a habilidades y alfabetización digital. Entre los predictores de que las mujeres tengan una cuenta bancaria, han identificado el tener o no asistencia del gobierno, tener un teléfono móvil o smartphone, y la habilidad de realizar tareas relacionadas con el móvil. 

Los y las investigadoras enfatizan la importancia de aumentar la alfabetización digital para la inclusión financiera. La formación y educación de habilidades digitales es especialmente importante en países como Indonesia en los que aún existe una diferencia de género en el tema.