Menos de 48 horas después de que un juez se pusiera del lado de una mujer víctima de violencia de género en la corte, permitiéndole vivir en la casa de Calgary que una vez compartió con su esposo, quien cumple una sentencia de prisión por golpearla brutalmente, se arrojaron cócteles molotov por las ventanas de la casa, provocando que se quemara completamente. Afortunadamente ella no estaba en casa en el momento de los hechos. 

Según CBC, Su historia ilustra los peligros a los que se enfrentan algunas mujeres cuando intentan salir de una relación de maltrato. La policía de Calgary confirma que el incendio se considera sospechoso, pero debido a que está bajo investigación activa, los oficiales dijeron que no pueden confirmar si se considera de naturaleza doméstica y no han dicho si identificaron a un sospechoso. Aun así, la unidad de violencia doméstica del Servicio de Policía de Calgary está trabajando con la víctima para asegurarse de que tengan un plan de seguridad adecuado. Además, la familia de la víctima ha creado una página de recaudación de fondos en GoFundMe llamada “Una casa destruida por abuso e incendio premeditado”.

La abogada feminista Farrah Kahn afirma en twitter que lo más peligroso para las víctimas es el momento en que deciden romper con la relación y huir. Lo que evidencia la necesidad de protocolos y mecanismos de protección severos a las víctimas que valientemente deciden romper con las relaciones de violencia. 

Secciones: Noticias subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación