pixabay

Uno de los efectos del bloqueo global provocado por la pandemia de COVID-19 ha sido el regreso de trabajadoras migrantes a sus países de origen. La agencia de género de la ONU, ONU Mujeres, junto a su socio implementador Women’s Organisation Network (WON), ha estado apoyando a las autoridades de Myanmar, en el marco de la iniciativa Spotlight, financiada por la UE y la ONU, para satisfacer las necesidades de las mujeres.

Myanmar se ha estado preparando para el regreso de cientos de miles de trabajadores y trabajadoras (solo en Tailandia se encuentran 650.000 aproximadamente) y una de las tareas clave fue establecer instalaciones de cuarentena para las personas migrantes que regresaban. Sandi Swe, que ha estado trabajando en una instalación de cuarentena desde marzo de 2020, compartió su experiencia con Noticias ONU.

Abril debería haber sido un mes de festividades celebrando el Thingyan, el Año Nuevo birmano, pero este año ha sido diferente a cualquier otro debido a las medidas que Myanmar ha tomado para frenar la COVID-19. A medida que se difundió la noticia de la pandemia mundial, los y las trabajadoras migrantes de Myanmar comenzaron a regresar a sus hogares y el país se preparó para los retornos masivos proporcionando instalaciones seguras de cuarentena.

Muchas personas se establecieron en la ciudad fronteriza de Myawaddy, en el estado de Kayin; hombres y mujeres alojados en diferentes instalaciones, con la ayuda de voluntariado para apoyar a las mujeres migrantes retornadas.

El número de migrantes disminuyó significativamente en los últimos meses, por lo que, aparte de limpiar las instalaciones, las mujeres voluntarias no estaban tan ocupadas, hasta ahora, cuando la tasa de retorno está aumentando nuevamente y cada día llegan de 100 a 200 migrantes.

Se realizan actividades de concienciación sobre los peligros de la COVID-19 y se reparten mascarillas a diario, lo que está empoderando a voluntariado y a personas migrantes. Al mismo tiempo que compartir y ayudar enriquece sus vidas emocional, física y mentalmente, promueve también nuevas ocupaciones para mujeres que antes de la pandemia solían pasar sus días en casa sin relacionarse demasiado con otras personas. 

Secciones: portada

Si quieres, puedes escribir tu aportación