Ana Paula Jiménez // Twitter MatemáticasCDMX @CDMXOMM

Ana Paula Jiménez es una joven mexicana que, en los últimos seis años, ha ganado más de 24 medallas en olimpiadas nacionales e internacionales de matemáticas. Entre estas medallas, se encuentran dos de oro en la Olimpiada Matemática Europea Femenina y dos preseas de bronce en la prestigiosa Olimpiada Internacional de Matemáticas (IMO). Recibió también el premio Maryam Mirzakhani (primera mujer en recibir la Medalla Fields, el Nobel de las matemáticas) por ser la primera mexicana con mejores resultados en las IMO de América del Norte.

Y es que esta joven prodigio se enamoró de las matemáticas cuando leyó el conocido enunciado propuesto por el filósofo analítico Max Black en 1946: “Supóngase que a un tablero de ajedrez estándar de 8×8 se le eliminan dos esquinas diagonalmente opuestas, dejando 62 casillas. ¿Es posible colocar 31 piezas de dominó de tamaño 2×1 recubriendo todo el tablero?” En declaraciones a BBC, Ana Paula Jiménez cuenta que lo que más le “enganchó” de las matemáticas fue que tenía que usar la creatividad para resolver los problemas y que, por lo tanto, las matemáticas no eran ni repetitivas ni aburridas. 

Las matemáticas se convirtieron en su pasión y decidió dedicarse a ellas. Eso ocurrió cuando estaba en secundaria y en su centro educativo organizaron unas pruebas para ver qué alumnos y alumnas podrían participar en las competencias estatales de matemáticas. Pasó las pruebas y empezó a prepararse con una serie de sesiones de entrenamiento en las que se encontró con problemas, entre otros, como el planteado por Max Black.

Esa pasión la llevó a conseguir muchas victorias, la primera medalla que ganó fue en el 2015 cuando tenía 14 años en unos campeonatos nacionales en Mexicali. Ana Paula reconoce que esta pasión, como todas, requiere muchas horas de trabajo y estudio, en definitiva, muchas horas de entrenamiento como lo requiere cualquier deporte olímpico. En las competencias estatales y nacionales representa orgullosa a su ciudad natal, Ciudad de México, y se prepara con una media de tres horas diarias de estudio. La preparación para las Olimpiadas Europeas de mujeres o las IMO es mucho más exigente al tratarse de torneos internacionales y puede llegar a estar concentrada y aislada casi nueve horas al día guiada por tutores que la ayudan a entrenar en cuatro áreas de las matemáticas: geometría, álgebra, teoría de números y matemáticas discretas.

Le encanta competir porque en estos eventos puede compartir con personas de todo el mundo una misma pasión y porque le supone un reto como mujer ya que solo el 10% de los participantes son mujeres. Ella misma reconoce que en este mundo existe el prejuicio de que las mujeres no son buenas para las matemáticas y Ana Paula Jiménez, con sus medallas y reconocimientos, contribuye, con creces, a romperlo. En la actualidad está estudiando matemáticas en la universidad y sigue con dedicación, perseverancia y felicidad entregada al arte de las matemáticas. 



Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación