Desde hace unos años la aplicación de la obligatoriedad de presentar un certificado donde conste que no hay antecedentes de delitos sexuales para trabajar con menores está dando sus frutos.

El registro central de Delicuentes Sexuales del Mnisterio de Justicia recibe diariamente peticiones para obtener el permiso de trabajar tanto remuneradamente como voluntariamente con menores.  

Durante la primera semana de septiemebre se ha identificado a 40 personas que querían trabajar con menores pero se les ha denegado dado que tenían antecedentes de delitos sexuales. Y es un gran logro haberlo evitado, y marca que es un paso adelante comparado cuando no existía este recurso.

Pero es necesario avanzar más, hay muchos delincuentes sexuales que no se han sido sentenciados, principalmente aquellas personas que han cometido abusos sexuales a menores, es sabido que en muchas ocasiones no son sentenciados, y siguen impunes ante esta medida.  Por ello es necesario seguir avanzando social y legalmente para efectuar medidas más avanzadas para asegurar espacios seguros donde ningún acosador sexual pueda estar cerca de las y los menores.

 

Secciones: subportada

Si quieres, puedes escribir tu aportación